Cuerpo

Cómo Nuestras Percepciones Determinan el Bienestar o la Enfermedad

Publicado noviembre 30, 2019 • Read Time: 6 minutes

Defino la enfermedad como el resultado de una perspectiva desequilibrada y el bienestar como una perspectiva equilibrada”.

 Bienestar significa plenitud.

 Enfermedad significa incompleto”.

 – Dr. John Demartini, investigador, profesor y autor

Aunque he luchado contra la ansiedad desde la infancia, no fue hasta hace relativamente poco que experimenté una enfermedad física en un nivel sin precedentes.

Hace unos años me diagnosticaron una afección inflamatoria intestinal.

El diagnóstico fue una llamada de atención y realmente sacudió mi sentido de identidad.

De repente, tuve que acostumbrarme a la idea de que ahora tenía esta afección crónica con la que tendría que convivir posiblemente por el resto de mi vida.

Decidí embarcarme en una cruzada en busca de respuestas para poder recuperar el control de mi salud mental, emocional y física.

Estaba decidida a ser mi mejor aliada en mi viaje de sanación.

Intuitivamente, sabía que debajo de los síntomas físicos había un componente mental y emocional que afectaba el estado de mi cuerpo.

Debido a que el cuerpo y la mente están interconectados, sabía que si quería curarme realmente desde adentro hacia afuera, tenía que llegar a la causa raíz de cualquier desequilibrio que estuviera sucediendo dentro de mí. 

Descubrí que en realidad existe un vínculo entre la ansiedad crónica y los trastornos intestinales inflamatorios como el mío.

Incluso la Escuela de Medicina de Harvard reconoce el papel que desempeña el estrés crónico en el desarrollo de la enfermedad:

La abundante evidencia muestra que el estrés crónico deteriora la salud física, elevando la presión arterial hasta alturas vertiginosas y dañando el corazón. Influye en la diabetes, el asma y los trastornos gastrointestinales. (1)

¿Y qué hay debajo de toda esa represión, estrés crónico y ansiedad?

Nuestros patrones emocionales asociados, como la frustración, agobio, resentimiento, irritación, enojo y tristeza.

¿Y qué hay debajo de eso?

Nuestras percepciones: cómo percibimos las circunstancias que nos suceden.

Le damos sentido a las cosas por cómo elegimos percibirlas.

El Cuerpo Nos Habla a Través de Síntomas Físicos y Feedback Corporal

No vemos las cosas como son, las vemos como estamos.

– Anais Nin, novelista y escritora.

Piénsalo como un iceberg.

Sólo una pequeña porción es visible por encima de la superficie.

La mayoría se encuentra debajo del agua, donde permanece invisible.

De manera similar, nuestros síntomas físicos y nuestra respuesta corporal representan el 20% de lo que podemos ver, sentir y tocar.

Nuestro estrés, ansiedad y emociones asociadas se encuentran justo debajo de la superficie del agua.

Nuestras percepciones se encuentran en la parte inferior del iceberg, completamente invisibles, pero impactando en la formación de todo el conjunto.

Encontré este principio por primera vez gracias al Dr. John Demartini, quien ha pasado décadas investigando y siguiendo los componentes psicosomáticos (mente-cuerpo) de la enfermedad y el bienestar.

Cómo Impactan las Percepciones Sobre la Función de Nuestro Cuerpo

Estás literalmente afectando tu fisiología con tus pensamientos, si exageras o minimizas las cosas; estás cambiando automáticamente tu fisiología, cambiando los niveles de azúcar en la sangre, cambiando los niveles de lípidos y los niveles hormonales…

Tus desequilibrios hormonales a menudo tienen mucho que ver con tus percepciones del mundo. Si llevas tu consciencia desequilibrada a un equilibrio perfecto haciendo preguntas de calidad que te revelan la parte oculta, puedes normalizar tu fisiología y tu cuerpo hará cosas increíbles y volverá al bienestar…

Lo que estoy proponiendo es que lo que puedes etiquetar como enfermedad en realidad puede ser bienestar.

Lo mismo que crees que puede estar causando tu enfermedad puede ser simplemente la respuesta de tu cuerpo a las percepciones erróneas y las acciones erróneas asociadas.

Estas conducen a malas acciones; algo que haces demasiado o muy poco, o buscas demasiado o muy poco.

En el segundo en el que traes tus percepciones y acciones en equilibrio, es asombroso lo que tu fisiología puede hacer para regresar al bienestar.

– John Demartini

Veamos algunos ejemplos específicos de cómo nuestras percepciones y creencias impactan sobre la función corporal según la filosofía de Demartini…

Sobre el azúcar en la sangre, él dice:

“Las personas con hipoglucemia tienen un bajo nivel de azúcar en la sangre.

Las personas que padecen hipoglucemia tienden a menospreciarse frente a los demás y hasta pueden pensar que están equivocadas y que otras personas tienen razón.

Una persona con hipoglucemia a menudo hará lo que le digas que haga.

Las personas con diabetes, por otro lado, tienen un alto nivel de azúcar en la sangre y tienden a aprovecharse de los demás y tienden a pensar que tienen razón.

No es fácil decirles qué hacer y tienen su propia manera de hacer las cosas”. (3)

Sobre la función tiroidea, dice:

“Tu glándula tiroides se origina desde tu lengua embriológicamente.

Es por esto que su función tiene una correlación directa con tu tasa metabólica, porque la lengua se ocupa de masticar, comer, tragar y hablar.

Si sientes que estás diciendo algo que desearías no haber dicho, la función tiroidea tiende a aumentar.

Si no estás diciendo algo que desearías, tu función tiroidea tiende a disminuir.

Si estás reprimiendo lo que quieres decir, tu función tiroidea disminuye y tu tasa metabólica disminuye.

Si sientes que estás diciendo algo que desearías no haber dicho, la función tiroidea tiende a aumentar.

Es por eso que las personas que padecen hipotiroidismo a menudo son apáticos, tranquilos y no hablan mucho.

Tienden a tener mucho resentimiento y mantienen lo que realmente quieren decir.

Las personas que padecen hipertiroidismo tienden a hablar y hablar, y generalmente son más sociables y extrovertidas”. (3)

La mayoría de nuestras percepciones y creencias son subconscientes.

Fuente: “Rompiendo el Hábito de Ser Tú Misma” por el Dr. Joe Dispenza

Aproximadamente el 95% de nuestros patrones de pensamiento, comportamientos, creencias y percepciones habituales son subconscientes. (4)

Eso deja solo el 5% para la consciencia consciente.

¡Es muy cierto que nuestras percepciones nos manejan sin que nos demos cuenta!

En este sentido, nuestros síntomas y enfermedades son feedback de nuestro cuerpo. 

Nuestros cuerpos son sabios y están inteligentemente conectados. 

El cuerpo envía comentarios en un intento de llamar nuestra atención.

Cada dolencia, dolor y síntoma te está diciendo: “¡Eh! ¡Presta atención!”

Presta atención para que puedas ver, reconocer y procesar cualquier trauma, disparador, dolor o percepción desequilibrada reprimido que esté listo para ser sanado.

Sí, esto puede ser difícil de aceptar cuando estamos en medio de angustias e incomodidades corporales o mentales.

Y, sin embargo, también puede ser inspirador y empoderador… solo depende de tu percepción. 

 

Al observar y reconocer las percepciones desequilibradas y los patrones emocionales que se encontraban debajo de mi propio trastorno inflamatorio del intestino, pude comenzar a tomar los asuntos con mis propias manos para facilitar mi recuperación.

No fue fácil ni cómodo ver las cosas que había estado reprimiendo.

Es un proceso de confrontación, pero también es purificador.

Me conocí en un nivel más profundo.

 

Mientras trabajaba a través de las capas, fui capaz de dejar de lado las creencias, percepciones y partes de mí que ya no me servían.

Pude superar ciertos miedos reconociéndolos y honrándome a mí misma.

Tenía tanto enojo y resentimiento reprimidos por mi pasado, que todavía hoy estoy trabajando en ello.

Ciertas creencias y patrones viejos aparecen de vez en cuando.

Así que, respiro hondo y voy hacia adentro.

Lo miro.

Me siento con eso.

Lo reconozco.

 

Como resultado, tanto mi ansiedad como mis problemas intestinales ahora están bajo control y se manejan de manera efectiva.

Estoy en remisión y me he empoderado en mi cuerpo.

Aprendí a cultivar la inteligencia digestiva y el mindfulness como herramientas para ayudarme a profundizar mi curación.

Y debo decir que el valor incalculable de mi curación y transformación fue contar con un sistema de apoyo sólido en el que podía confiar.

Trabajo con mi mentora regularmente, especialmente cuando estoy en medio de una tormenta de m*erda o cuando golpeo una pared y un punto ciego que no puedo resolver.

Cuando las cosas han sido difíciles, incluso me he reunido con ella todos los días para resistir al temporal.

Mi esposo, que también valora el trabajo interior y el autoestudio, también ha sido una gran fuente de apoyo durante este proceso.

 

Encuentra un sistema de apoyo fuerte para tu viaje de sanación.

Rodéate de personas que también están recorriendo este autodescubrimiento y su camino interno de trabajo.

Pueden ayudar a ser tus ojos cuando no puedes ver y tu corazón cuando tienes demasiado miedo de sentir.

Pueden sostener tu mano a través de esto.

Y házme saber si puedo serte útil en tu camino.

No dudes en mandarme un mensaje o contactarme a través de la página de contacto.

 

 

 

 

Referencias:

(1) https://www.health.harvard.edu/promotions/harvard-health-publications/stress-management-approaches-for-preventing-and-reducing-stress

(2) https://drdemartini.com

(3) http://www.destinyconnect.com/2015/06/09/the-mind-body-connection/

(4) Dispenza, Joe. Breaking the Habit of Being Yourself: How to Lose Your Mind and Create a New One, 2012

 

 

Posts Relacionados
Vista en
Yoga Real Para La Vida Real

Conocimiento e inspiración entregados a tu correo, con amor.