El Efecto Mariposa: Qué Hice Cuando La Vida Explotó En Mi Cara

El Efecto Mariposa:
La teoría científica de que un solo acontecimiento, por pequeño que sea, puede cambiar el curso del Universo para siempre.

A finales de 2014 y la mayor parte de 2015 fue un momento particularmente difícil para mí. Me refiero a esto como el Año de la Purificación por Fuego.

Sincronicidad. Momentos milagrosos. Dolor. Miedo. Consuelo. Todo mezclado en uno. La receta perfecta para una importante Metamorfosis.

Quiero compartir mi historia contigo, porque mi experiencia se enreda con la tuya. Mis luchas reflejan las tuyas y tus luchas reflejan las mías. Nosotros estamos interconectados en esta red invisible que se llama vida.

Cada pequeña acción crea un efecto: Todos estamos interconectados.
Yehuda Berg, autor de “El Poder de la Kabbalah

Permíteme tirar una pequeña piedrita en tu mundo con estas palabras, porque mi objetivo es crear ondas que creen más ondas hasta que, finalmente, se produzca el GRAN CAMBIO y tú te mires a ti mismo a través de los ojos de otra persona en la que te hayas convertido.

Esa es la esencia misma del Efecto Mariposa…

El aleteo de las alas de una mariposa cambió tanto el aire a su alrededor, que un tornado estalló a dos continentes de distancia“.

El Campo del Punto Cero: La Red Que Une Todo con Todo

86e7ed17-62b7-4c92-ab0a-c6c933ed0cb7

No importa cuán grandes o pequeñas, nuestras acciones/pensamientos/emociones/elecciones crean ondas invisibles en la Red, o lo que los científicos llaman el Campo Unificado (CU).

La Red es el campo invisible que impregna y conecta todo y a todos en todo el cosmos. La Red actúa como una manta invisible que agita todo junto, tanto lo visible como lo invisible. Actúa como el pegamento que nos conecta a todos.

Los científicos consideran que el CU es el punto de origen de todos los campos en el Universo, el lugar desde donde todo viene a la existencia. Y ya que todos estamos interconectados a través de esta telaraña cuántica, lo que tú haces en última instancia (y a veces invisible) me afecta. Lo que yo hago también te afecta a ti. (Entrelazamiento Cuántico).

En su libro pionero, El Campo, la periodista de investigación Lynne Mctaggart argumenta a favor de una forma radicalmente nueva de entender la mente y el cuerpo humano. En esta nueva visión, la mente y el cuerpo no están separados de su medio ambiente. En lugar de ello, ambos están pulsando energía que baila e interactúa con El Campo:

Un campo es una región de influencia, donde una fuerza influirá sobre objetos a una distancia con nada en el medio. Nosotros y nuestro universo vivimos en un mar Cuántico de luz. Los científicos han descubierto que la corriente real del universo es un intercambio de energía. La vida irradia luz, incluso cuando se cultiva en la oscuridad. La creación tiene lugar en medio de un mar de fondo de energía, que la metafísica podría llamar la Fuerza, y los científicos llaman el “Campo”.

….El yo tiene un campo de influencia sobre el mundo y viceversa, basada en esta energía

Nuestro estado natural del ser está en la relación, un tango, un estado constante de uno influenciando en el otro. Al igual que las partículas subatómicas que nos componen no pueden ser separadas del espacio y de las partículas que las rodean, entonces los seres vivos no pueden ser aislados el uno del otro… Por el acto de la observación y la intención, tenemos la capacidad de extender una especie de súper-luminosidad en el mundo…”

Nuestras intenciones, observaciones y experiencias dan forma a nuestra realidad. Esto significa que todo lo que hacemos afecta a todo y la mayoría de lo que hacemos está condicionado, programado y en piloto automático. Somos animales de costumbres; esclavos de nuestro pasado. Continuaremos recreando las mismas experiencias (incluso si se presentan en formas diferentes), hasta que nos despertemos.

Piensa en ello. La mayoría de nosotros nos levantamos a la misma hora, de la misma manera, todos los días. Nos levantamos teniendo los mismos pensamientos. Nos duchamos y cepillamos los dientes de la misma manera rutinaria. Nos vestimos, comemos el mismo desayuno. Tomamos la misma ruta al trabajo. Tenemos los mismos pensamientos acerca de nosotros mismos, nuestras vidas y aquellos en nuestras vidas… todos los días. Nos volvemos condicionados por nuestro medio ambiente. Nos metemos en el coche y conducimos al mismo destino, estamos idos, la mayor parte de los días.

Estar en piloto automático significa que la conciencia de nuestra elección y poder nos escapa a medida que luchamos contra nuestros demonios internos en medio de los espejos de ilusión llenos de humo. No podemos distinguir entre lo que es real y lo que es espejismo. Y seguimos luchando con nuestros demonios internos. Y seguimos… pero nunca cambia nada a menos que despertemos.

¿Cuántas veces te has encontrado volviendo a experimentar los mismos escenarios en el trabajo o en casa, solo que de una forma diferente? Piensa en tus relaciones presentes y pasadas. ¿Ha habido patrones, dinámica, y desarrollos similares? ¿Quizás sólo diferentes personajes y diferentes lugares? ¿Tú o tus compañeros juegan los mismos roles de diferentes maneras? ¿Alguna vez has tenido la sensación de “cómo demonios llegué otra vez aquí”?

Eso es piloto automático. Y desde que estamos en piloto automático, no somos conscientes de que tenemos que despertar. Entonces, ¿qué hace el Universo? Aprieta el gatillo por ti. Abre la puerta, te patea el trasero y te empuja a través del Umbral. “Buen viaje,” susurra, a medida que tú eres enviado fuera para convertirte en el Héroe de tu historia.

La forma en que haces cualquier cosa es la forma en que haces todo
Tom Waits, Cantante y Cantautor

Mi Historia: Despertar Desde Piloto Automático

A esta altura el año pasado, yo todavía estaba en piloto automático de muchas maneras que no quería reconocer. Me sentía deprimida y débil. Sentía como si una maldita enorme nube gris me siguiera a todas partes a donde fuera, sin importar cuán duro yo intentara alcanzar parches externos como seminarios, entrenamientos, ir de compras y comer para ayudarme a escapar de ella. Me escapé de mí misma con tanta fuerza que estaba agotada y no tenía energía para nada más. Lo que es peor, ya no sabía quién era yo; había perdido contacto con mi esencia, mi espíritu, mi fuego. Y no tenía ni idea por dónde empezar para recrearme de mí misma.

Esta estrategia funcionó por mucho tiempo, hasta que las escalas invisibles inclinaron la balanza y todo explotó en mi rostro. Una serie de catalizadores se manifestaron y me empujaron hasta el borde – a lo desconocido; a lo sin precedentes. Mi nuevo negocio se derrumbó. Una ruptura desafió todo lo que pensaba que sabía sobre el amor, las relaciones y el yo. Me mudé de mi ciudad natal de Miami a las remotas montañas de Carolina del Norte, sola. Todo fue intenso y en poco tiempo, yo no reconocía mi vida ni a mí misma.

Sintiéndome perdida y desesperada, pensé que podría encontrar refugio en un centro de yoga espiritual llamado Kripalu, donde durante diez días lamí mis heridas, estuve en comunión con la naturaleza y las ardillas, abracé árboles majestuosos y aprendí a comenzar a aceptar esta nueva realidad con la que estaba luchando. Este es el ‘Período Doloroso de la Quemadura’.

21e0ef79-985f-4324-bd13-726728ad8e96
Neblina elevándose sobre el jardín delantero de Kripalu después de una meditación matutina.

Fue allí, en el jardín delantero de Kripalu, después de una meditación matutina, cuando me acordé de un crédito de $1.300 de American Airlines de un viaje anterior que no hice ¿Cómo podía haber olvidado $1.300?! Yo tenía billetes reservados para ir a ver a algunos familiares en España la Navidad anterior y, debido a una crisis familiar imprevista, tuve que cancelar mi viaje en el último minuto.

Llamé al servicio al cliente de AA para averiguar si todavía podía usar el crédito.

Usted tiene que haber viajado para del 1 de noviembre”, dijo el agente de la aerolínea, “De lo contrario, pierde el crédito”.

Era la última semana de septiembre.

De repente, el Universo me regaló la oportunidad inesperada de viajar a cualquier parte. Y rápido. No tenía ni idea a dónde ir. En medio de las ardillas en el jardín de meditación principal de Kripalu, recé. Le pedí al Universo que me mostrara, me dijera: ¿A dónde voy?

aef67d24-3a7d-4676-96a2-abe910eb18c1
El Jardín de Meditación de Swami Kripalu

El día siguiente después del almuerzo tenía una cita con una residente intuitiva de Kripalu para una lectura. Le conté acerca de mi historia, por qué estaba allí y de esta decisión que ahora tenía que tomar con bastante rapidez.

Haz una lista”, dijo ella, “Luego, dedica tu práctica nocturna del yoga a tu bien más elevado. La respuesta vendrá a ti en el momento justo y exactamente de la manera correcta”.

Entonces, eso fue lo que hice. Hice una lista y la reduje a 3 lugares: París, Bali y Londres. Yo tenía 17 años la última vez que estuve en París y me había comprometido a pasar tiempo allí de adulta en algún momento en el futuro. Bali había estado en mi lista de deseos desde que vi la película de Liz Gilbert “Comer, Rezar, Amar”. Había vivido en Londres durante dos años justo después de la universidad y había sentido como si estuviera en el centro del Universo como una ingenua de 22 años con los ojos abiertos. Tal vez, si volvía esta vez, la ciudad me acunaría una vez más, pensé. Yo guardé la lista en mi diario y me dirigí a yoga por la noche, donde dediqué mi práctica a la entrega para que la respuesta brotara dentro de mí.

Fue justo durante mi última postura del niño, con mi cabeza hacia el suelo y los ojos cerrados, que oí un débil susurro decir: “7 semanas en París”. Entonces, después vi flashes de imágenes en el ojo de mi mente. Me vi caminando por las calles de París sola en la noche, bebiendo un vaso de Bordeaux fuera de un café a medida que investigaba y escribía. Me vi corriendo con mis orejeras a través de Parc Monceau. Me vi a mí misma llenándome tanto que eventualmente desbordé. Se sentía bien. Registré con mi cuerpo – ¿me sentía expandida o contraída con el pensamiento? Verificar. Expansión total. ¿Bali? Contracción. ¿Londres? Contracción. Era eso… París, j’arrive! (NOTA AL MARGEN: He estado practicando este tipo de Toma de Decisiones Intuitiva por años y no me ha fallado. Para obtener mi Lista de Control de 4 Pasos haz clic aquí. )

43fa4130-3d5e-4d27-bd5f-0a05befc84e0
Una de las muchas puestas de sol caminando por las calles de París con vista de Le Tour Eiffel y La Seine River.

Dos semanas más tarde volé a París para pasar siete semanas a solas, vagando por las calles de la ciudad de las luces y sumergiéndome en su arte, cultura, historia y gastronomía. Este fue el “Período Curativo de la Indulgencia”.

¿Y por qué no París? ¿Por qué no darme el regalo de la indulgencia cuando me había matado trabajando durante el último año planificando la creación y lanzamiento de un negocio que no habían ido como estaba previsto? Durante meses había trabajado incansablemente en mi investigación informática, escritura, creación de contenido, planificación y estrategia. Me había quemado no sólo física y mentalmente, sino emocional y espiritualmente. Yo estaba funcionando a vapor y necesitaba llenar mi tanque. Me lo merecía y lo había ganado.

a3a6b3fe-27db-4132-8f83-2ad2ccad8d24
La luna llena sobre Notre Dame.

Aquí es donde realmente empecé a aprender a amar y nutrirme. Me prometí que iba a vivir cada escena que había visto en el ojo de mi mente durante esa clase de yoga en Kripalu. Me llevé a mi mísma a muchas citas: los museos, las mejores panaderías y bistros, sitios históricos antiguos… Coordiné con algunos amigos que vinieron a visitarme durante una semana a la vez para tener una mezcla perfecta de soledad y compañía.

París me proporcionó el capullo perfecto.

Fue allí que decidí que volvería a mi nuevo hogar y sacaría el máximo provecho de él y de mí misma. Entonces, me hice una promesa a mí misma, que seguiría mi felicidad y alimentaría mi alma. Yo sería mi propia cuidadora, protectora, musa. Me daría lo que necesitara para volverme fuerte, inspirada, creativa y viva. Me di cuenta entonces que había tenido expectativas poco realistas de las relaciones y los hombres. ¿Cómo podía esperar que ellos me dieran a mí lo que yo no me estaba dando a mí misma? Desbordar nena, la única manera de ser magnética es alimentarte a ti misma y desbordar.

Mientras viajaba en Uber al aeropuerto Charles de Gaulle, recorrí mis siete semanas y analicé. ¿Qué había aprendido? ¿Cómo había crecido? ¿Cuáles fueron las cosas más grandes que me llevaba?

En primer lugar, aprendí que casi todo se puede calmar, ya sea con un croissant de manteca fresca o un vaso mantecoso de Sauvignon Blanc (con un poco de brie). Aprendí que yo era más fuerte de lo que pensaba y más resistente de lo que me había dado crédito. Aprendí que el arte cura y la historia nos da perspectiva. Descubrí que yo podía ser mi propio hogar. Aprendí que los grandes artistas, escritores, poetas, escultores y pensadores tenían una o dos cosas para enseñarme sobre el lado problemático oscuro de la humanidad, a medida que veía fragmentos de mí misma que se reflejaban en sus historias.

Finalmente tuve la oportunidad de maravillarme con Le Penseur y Le Baiser de Rodin. Finalmente satisfice los deseos de mis 17 años de edad y me hice hacer ese retrato en la Place du Terte (Plaza del Artista) en Montmartre. Medité en los escalones de la Sacre Coeur Basilica y sané pequeños trozos de mí misma a lo largo del camino. Descubrí a los filósofos existenciales Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre. La Ciudad del Amor me había llenado y me enseñó a quererme, a pesar de mí misma. Y por eso estaré siempre agradecida.

733ff932-f594-49f2-ba64-424e48ef9f97
Lake Lure, Carolina del Norte

Así que, regresé a las montañas aisladas de Carolina del Norte para la siguiente fase del trayecto. Si París fue el ‘Período Curativo de la Indulgencia’, Carolina del Norte sirvió como el ‘Período Energético de Sanación’. Me inscribí para el entrenamiento de profesores de yoga – una inmersión intensa de 21 días, 230 horas que serviría justo como la medicina adecuada para el alma y el cuerpo para activar la siguiente fase de mi Metamorfosis. Era uno de los elementos principales de mi lista a tachar. Gracias a Dios por este entrenamiento, me trajo a un nuevo nivel de armonía con mi cuerpo, que a su vez cambió cómo me veía a mí misma y cómo me trataba a mí misma.

Purgué muchas emociones atascadas y alquimicé mis dolores y miedos en inspiración a través de esta forma de arte llamada yoga. Uno de mis principales puntos de aprendizaje durante el entrenamiento de profesores fue que, nosotros en realidad guardamos nuestras emociones reprimidas en los músculos y tejidos de nuestro cuerpo. Al mover el cuerpo de manera deliberada y respirar conscientemente, podemos crear un flujo de energía que puede ayudar a liberar los bloqueos y la suciedad pegada en nuestro cuerpo bioeléctrico, así como en nuestro cuerpo emocional y energético.

Recuerdo que durante una de nuestras clases de yoga me atrapó desprevenida e inesperadamente. El instructor nos estaba guiando a través de un flujo de Vinyasa y puso ‘Thank you’ de Alanis Morissette. Mientras estaba doblada hacia atrás en la postura del guerrero pacífico, con los ojos cerrados y el pecho abierto, pude sentir una especie de energía caliente, en espiral, por mi columna vertebral y hacia fuera a través de mi corazón. Antes de que me diera cuenta, tenía un torrente de lágrimas rodando por mis mejillas. Se sintió como una catarsis, una liberación energética, y creó más espacio dentro de mi cuerpo.

cf05085f-6918-413a-8bee-1ba1d69d5442
Postura del Guerrero Pacífico @ La Crisálida

Era hora de un nuevo comienzo. Lentamente. Deliberadamente. Conscientemente, empecé a emerger con la siguiente capa de piel nueva y brillante. Elegí vivir tan despierta como pudiera, alcanzando nuevos niveles de auto-conciencia y entendimiento dentro de mi propia alma. Elegí crecimiento por sobre comodidad. Elegí desafío. Con cada desencadenante, cada flashback, cada momento de auto-sabotaje, elegí hacerme frente.

¿Por qué?

Porque ya lo había experimentado todo antes, una y otra vez. Cada vez anterior, yo había elegido mirar hacia otro lado, tomar la ruta cómoda… cualquier cosa menos enfrentar mi mierda de una vez por todas. Ese es por lo general el patrón ¿no es así? Meter nuestra cabeza en la arena, o enterrarla profuuuuuuundo, o huir, o adormecernos al comer emocionalmente, o beber, o cualquier tipo de distracción que esté disponible para nosotros. Entonces, somos dirigidos nuevamente al punto de partida, una y otra vez.

Bueno, yo estaba cansada de ese patrón. Había llegado al punto de inflexión, donde sabía que algo tenía que cambiar. Y la única cosa que podía cambiar era… yo.

Yo sabía que tenía que hacer algo radicalmente diferente de lo que había estado haciendo. No podía permanecer igual. Tenía que caminar a través del fuego interno.

He llegado a confiar no en que los acontecimientos siempre se desarrollarán exactamente como yo quiero, sino en que voy a estar bien de cualquier manera. Los desafíos que enfrentamos en la vida son siempre lecciones que sirven al crecimiento de nuestra alma.
Marianne Williamson, autora de ‘Volver al Amor’

La mudanza desde la deslumbrante, superpoblada Miami a la soledad y al silencio de las montañas de Carolina del Norte fue una transición difícil, pero era exactamente el santuario que necesitaba para volver a conectar conmigo misma. Aunque yo no lo sabía al principio y me resistía con cada onza de mi ser. Constantemente sentía una oleada de rubor de ansiedad a través de mi cuerpo mientras pensaba: “¿Qué diablos acabo de hacer comprando esta propiedad y mudándome al medio de la nada yo sola?! “

Yo no lo sabía en ese momento, pero estaba experimentando y practicando una mezcla de principios de transformaciones poderosas en la Filosofía del Yoga, a saber: tapas (o calor purificador) y ishvara pranidhana (rendición a las fuerzas más altas, ya que no había realmente ninguna otra forma de que me fuera, sino hacia adentro y hacia arriba).

El Universo me llevó a este momento de soledad invernal en preparación para las próximas fases de mi Iniciación. Yo estaba destinada a cerrar el mundo exterior e ir dentro. Este fue mi Yo Más Superior empujándome hacia adelante en lo que Ella sabía que podía convertirme. Y así fue, después de un largo tiempo, me encontré a mí misma.

Tu Iniciación y Santuario no tienen que ser tan drásticos. Tal vez tu santuario puede ser una esquina de tu casa o habitación, tu esterilla de yoga, o un paseo a solas en la naturaleza durante una hora o dos. El punto es llevarte a ti misma fuera de tu entorno habitual el tiempo suficiente para sumergirte en ti y tu propósito.

No se suponía que fuera así para mí… El sueño era mudarme a Carolina del Norte con mi novio de entonces. Yo deseaba que fuésemos yo y mi hombre creando una vida juntos y construyendo nuestros negocios en línea. Rompimos justo antes de que yo cerrara la compra de la propiedad, y yo elegí seguir adelante con el plan y me encontré sola, llorando hasta dormirme casi todas las noches durante meses.

Todos los días, no importa cuán difíciles eran, renové este voto para seguir moviéndome, para seguir poniendo un pie delante del otro, incluso en la oscuridad de muchas noches. A veces era aterrador hacer frente a mi lado oscuro, dolores de la infancia que afloraban, viejas emociones y traumas atrapados y alojados profundamente. Me sentía muy mal amada y completamente sola. Era aterrador seguir dando un paso adelante sin saber si habría algo allí para apoyarme. Hacía tres pasos hacia adelante y volvía dos hacia atrás. Una y otra vez. Pero me mantuve arriba porque seguir de la misma manera era más doloroso que forjar el misterio del mañana.

Lo que aprendí durante esta fase es que para trascender tu propio yo, debes estar listo y dispuesto para hacerle frente a lo que te aterra, porque ahí es donde está el oro… Es el lugar donde se encuentran los mayores regalos. Debes enfrentarte a lo que has estado evitando porque la razón por la cual estás estancado es que sigues evitando las lecciones. No hay otra alternativa. No hay atajos para convertirte. Las lecciones continuarán apareciendo hasta que escuchemos y prestemos atención. Estamos llamados a enfrentar nuestra mierda a pesar de nuestros miedos y traumas para que podamos trascender al siguiente nivel.

El cambio y la transformación asustan, desordenan, son dolorosas e incómodas porque te estás convirtiendo en un nuevo tú desconocido, sin precedentes, no familiarizado, como parte del tú viejo que muere. Y esto es necesario porque esta es la forma en que nos volvemos purificados y nuevos.

El éxito de una persona en la vida por lo general se puede medir por el número de momentos incómodos que está dispuesta a tener.
Tim Ferriss, autor de “La Semana Laboral de 4 Horas

Quizás, como yo, tú tienes que llegar al punto en el que estás acorralado en la esquina proverbial. Tienes que llegar a un punto de inflexión en el que te hartas de tu status quo. Es sólo cuando la balanza se inclina que chasqueamos y nos damos cuenta: “Esto no está bien. Algo tiene que cambiar“.

Así que, cuando la tormenta de mi*rda viene y pierdes tu trabajo, te dan ese diagnóstico, te separas, te caes sobre tu trasero o cualquier otra forma de despertar, deja de quejarte. Deja de desear que fuese diferente. Deja de preguntar ‘¿por qué yo?’. Nada de eso importa. Lo que importa es ‘¿AHORA qué?’ Ahora que has sido golpeado y debes levantarte de los escombros, ¿qué elegirás? ¿Qué harás de eso? ¿Puedes convertir basura en oro? ¿En quién te convertirás? Sólo recuerda: aquí es donde están tus lecciones más grandes y todo esto está sucediendo por una razón mayor. Puedes creer una de dos cosas: que las cosas obstaculizan el camino o están en el camino.

Ejemplos de aquellos que convirtieron basura en oro y creyeron que las cosas estaban en el camino y no lo obstaculizaban:

1) El Dr. John Demartini – A este líder de pensamiento y maestro internacional conocido mundialmente, cuando era chico su maestra le dijo que tenía una incapacidad de aprendizaje y que nunca aprendería a leer o escribir correctamente o llegaría muy lejos en nada. Él también tuvo que utilizar ortesis porque sus piernas estaban hacia adentro. Hoy en día, el Dr. Demartini es un ex quiropráctico, artífice multimillonario, autor de más de 40 libros, y asesora a gente como funcionarios públicos, celebridades y los ejecutivos de las compañías más importantes.  (Conoce más sobre su historia aquí en mi podcast).

2) Oprah – En sus palabras: “Los desafíos son regalos que nos obligan a buscar un nuevo centro de gravedad. No luches contra ellos. Sólo encuentra una manera diferente de pararte”. Habiendo nacido como una niña negra pobre fuera del matrimonio en el sur, la vida de Oprah comenzó con las probabilidades en su contra. Ella fue abusada sexualmente y violada cuando era niña, pero fue a la universidad y perseveró. En una industria de la comunicación, en ese entonces dominada por hombres blancos, ella se convirtió en la primera co-presentadora de noticias femenina en Nashville WTVF-TV. Después, ella se reinventó como anfitriona de shows de entrevistas y se convirtió en la anfitriona de shows de entrevistas más exitosa de todos los tiempos. Hoy en día, ella es una de las mujeres negras multimillonarias más ricas del mundo.

3) JK RowlingLa creadora de la serie de Harry Potter escribió el primer libro, La Piedra Filosofal, en los cafés, mientras que su hija y ella vivían de subsidios del gobierno. Ella recibió 12 rechazos editoriales en fila hasta que la editorial Bloomsbury la escogió. El editor acordó publicar, pero aconsejó a Rowling encontrar un trabajo de día porque el libro tenía pocas perspectivas de hacer dinero. Hoy en día, ella es conocida como la primera autora multimillonaria del mundo, con un valor neto estimado de más de $1 billón en 2014. Toda la franquicia de Harry Potter se decía que valía más de $24 billones en 2014 de acuerdo con IMDB.

4) Meryl Streep – Como una joven mujer en sus 30 años, Meryl fue rechazada para el papel femenino principal en King Kong por “no ser lo suficientemente bonita”. Se reveló que el productor de la película dijo: “¿Por qué me traen esta cosa fea?” Eso no desalentó a Streep, quien hoy cuenta con 3 Premios Oscar y 19 nominaciones a lo largo del curso de su carrera. Sin mencionar los títulos honorarios de Yale, Harvard, Princeton y Dartmouth, por nombrar algunos.

shutterstock_64015897-2 shutterstock_85748056-2

Es en los pequeños cambios e instancias de consciencia dentro de nosotros mismos que se crea nuestra suerte y destino, por nosotros. Nosotros elegimos o no lo hacemos, y no hacer una elección, de hecho, también es una elección. El reloj no se detiene, la Tierra no deja de girar. La vida nos está pasando con cada respiración y, cada momento que no estamos invirtiendo en vivir nuestra verdad, búsqueda y crecimiento, es un momento desperdiciado.

Cuando la oruga es convocada para comenzar el magnífico proceso de transformación, se envuelve a sí misma en un capullo y aplasta a su pequeño cuerpo regordete con tanta fuerza como pueda. Entonces, las enzimas comienzan a disolver el cuerpo de la oruga y lo convierten en una sopa blanda, pesada, contenida dentro del capullo.

Dentro de la oruga hay pequeñas células mágicas llamadas Discos Imaginales. Estos contienen la semilla de la Mariposa potencial. Cada Disco Imaginal contiene los códigos para en lo que esta papilla finalmente se convertirá: un alado resucitado, alquimizado, que ya no tendrá que arrastrarse a través de la vida, sino que ahora es libre para elevarse a nuevas alturas sin precedentes.

Tú también tienes Discos Imaginales que contienen códigos de tu completo yo y tu potencial realizado. Dentro de ti ya está esa expresión completa de ti y tu vida. La única forma en que esos Discos Imaginales pueden desarrollarse y llevar a cabo su propósito es si dejas ir al viejo tú para que el nuevo tú pueda levantarse y dar un paso adelante.

La Mariposa eres Tú.

Quema Tu Vieja Piel.

Agita Tus Alas.

Crea una Tormenta.

In La’kech,

sig

© 2016 Osmara Int’l, Inc. Todos los derechos reservados.

(Visited 208 times, 1 visits today)