Salud

El Significado de la Enfermedad

Posted junio 22, 2019 • Read Time: 8 minutes

La enfermedad no necesariamente se tiene que evitar, bloquear o suprimir. Más bien, debe ser entendida como un proceso de transformación.

– Dr. Kim Jobst

¿Qué pasaría si nuestras molestias, dolores, desequilibrios y mal-estares no fuesen la forma en que nuestro cuerpo nos ataca o se autodestruye? ¿Qué pasa si, en cambio, fuesen parte de un esquema mayor en juego?

¿Puede el mal-estar (en todas sus formas) ser visto como parte de un sistema inteligente innato de nuestro cuerpo que, en cada uno de los momentos, está tratando de lograr que nos volvamos más enteros, más auténticamente nosotros mismos, más alineados con nuestro verdadero propósito de la autorrealización y satisfacción?

Esa es una afirmación radical. Pone de cabeza toda la noción occidental moderna de la enfermedad tal como la conocemos.
El premiado Médico Físico londinense Dr. Kim Jobst cree que es cierto. Ha dedicado su vida a profundizar en esta visión de cambio de paradigma sobre las enfermedades y el cuerpo humano.

Su trabajo sobre el Significado de la Enfermedad y sus estudios sobre la salud y el bienestar condujeron a una invitación de Su Santidad el Dalai Lama mismo para discutir la Salud Global y El Bienestar Mental para la Humanidad en 1991. En 2013, el Dr. Jobst fue presentado con un Premio a la Trayectoria por sus servicios para la Medicina Integrativa por el Premio Nobel de la Paz, el Arzobispo Desmond Tutu.

He tenido el placer de entrevistar al Dr. Jobst sobre este tema en Las Crónicas de la Metamorfosis de esta temporada. Escuchar entrevista.

Él, primero me llamó la atención cuando descubrí su artículo “Enfermedades del Significado, Manifestaciones de la Salud y la Metáfora”, publicado en el Journal of Alternative & Complementary Medicine en 1999.

Con su permiso, aquí estoy compartiendo contigo un extracto editado para que puedas formar tus propias opiniones sobre un reclamo muy radical en lo que respecta a tu propia vida y tu propio cuerpo. Es una lectura un poco pesada, pero vale la pena, ya que estoy segura de que te hará pensar de manera diferente o, al menos, te dejará cuestionando lo que actualmente crees acerca de tu cuerpo:

“La enfermedad y la salud… ambas pueden ser vistas como facetas del funcionamiento saludable, cada una es necesaria para la otra; cada una dando lugar a la otra. La enfermedad puede ser pensada como una manifestación de la salud. Es la respuesta saludable de un organismo que se esfuerza por mantener el equilibrio físico, psicológico y espiritual. La enfermedad no necesariamente se tiene que evitar, bloquear o suprimir. Más bien, debe ser entendida como un proceso de transformación.

Por lo tanto, el proceso debe ser facilitado, ya que es una parte integral del equilibrio dinámico en el que normalmente pensamos como salud (bienestar). La enfermedad es un estado significativo que puede informar a los trabajadores de la salud cómo ayudar a los pacientes a curarse a sí mismos. Los problemas de la gente se convierten en “enfermedades del significado”, permitiendo a la gente ver que las cosas no están necesariamente “yendo mal”, sino, de hecho, están ayudándoles a ser más fuertes, a vivir más plenamente y con más entendimiento. No aborda las razones por las cuales se presentan estas enfermedades, atendiendo principalmente a sus consecuencias moleculares. El concepto de que las enfermedades son una manifestación de la salud-una llamada a una relación diferente con nosotros mismos y nuestro entorno, tanto animado como inanimado- es en sí mismo un enfoque diferente.

Este término “enfermedades del significado” refleja un cambio funcional en la percepción a través de la cual la enfermedad puede ser vista y reconocida como una manifestación de la salud, en lugar de alguna entidad extraña que está afligiendo o destruyendo al individuo o a la comunidad. Su significado no es arbitrario ni azaroso. Llama la atención de nuestro entendimiento de desequilibrio restringido, ya sea físico, perceptivo o espiritual. La enfermedad parece ser la expresión saludable de un sentido del significado o entendimiento restringido en la vida, a menudo con raíces en el pasado distante de una persona, o la de su familia, su herencia genética.

El término “enfermedades del significado” se ofreció para describir estas enfermedades prevalentes a nivel mundial. Ellas incluyen depresión, cáncer, enfermedades del corazón, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades autoinmunes y demencia, pero también incluyen las condiciones, tales como, la violencia en la comunidad, el genocidio y el problema de la destrucción del medio ambiente.

Estamos condicionados para ver la enfermedad como algo malo, para librarnos de ella, erradicarla, combatirla, bloquearla y golpearla. La enfermedad, en cambio, puede ser vista como la respuesta saludable por la cual el organismo crea inmunidad y secuestra toxicidad, ya sea ambiental, química (nutricional y genética), o psicológica y espiritual. Visto de este modo, el proceso de la enfermedad no sólo es el camino de alguien fisiológicamente para restaurar el equilibrio y sanar, sino que este proceso también refleja el sentido del significado, positivo o negativo de una persona.

Lo que se percibe como enfermedad refleja la internalización de las metáforas adoptados por los individuos y las comunidades. La hipertensión arterial es un buen ejemplo. El estrés que ha dado lugar a la manifestación de la enfermedad en una persona puede ser la fuente de bienestar en otra persona. En uno, la metáfora es de amenaza mientras que, en el otro, es un desafío creativo y esperanza.

Muy a menudo, este proceso es inconsciente. Sin embargo, si puede ser llevado a la conciencia, puede permitir a la gente progresar más allá de su estado físico actual. Más importante aún, puede ayudar a ampliar su entendimiento mental y/o espiritual. Esto daría a la gente una visión más clara, conocimiento y sabiduría. La enfermedad debe ser vista como una manifestación de la salud. Esto puede conducir a cambios profundos en procesos psicosomáticos y, por lo tanto, fisiológicos, y se aplica por igual a nivel individual, comunitario y mundial. Refleja una unidad inherente al proceso de la enfermedad en sí mismo para generar actitudes positivas individuales y sociales. Este proceso que sugerimos debería llamarse “salud de aspiración o de inspiración”. La proposición de que la enfermedad es una manifestación de la salud vincula las enfermedades del significado y la salud de aspiración de forma creativa: siendo la salud de aspiración el medio de la transformación de las enfermedades del significado a través de cambios en el entendimiento y la percepción y, en consecuencia, cambios en el comportamiento, las relaciones y la fisiología.

Esta idea ofrece conocimientos para la prevención y el tratamiento de todas las enfermedades. Críticas al espiral negativo, que da lugar a las enfermedades del significado indicadas anteriormente, es la percepción de que la “enfermedad” (cuyo origen puede ser social, industrial o ecológico, así como médico/fisiológico) es inevitable y sólo puede ser remediada al ser extirpada, erradicada, farmacológicamente bloqueada, o genéticamente modificada.

El Dr. Frankl llegó a la conclusión de que estaba teniendo un sentido del significado que determinó la supervivencia. Esto condujo a su logoterapia en desarrollo (Frankl, 1988). El Sr. Fritz desarrolló la idea de “empoderar” y “desempoderar” sistemas funcionando para determinar el comportamiento y los resultados en los individuos y las comunidades. El empoderamiento ocurre cuando las aspiraciones incluyen un sentido del significado y la voluntad de crear un futuro preferido. Esto surge y es sostenido por el “aprendizaje profundo”. El aprendizaje profundo se produce como resultado de intercambios, a menudo fricciones (sufrimiento), entre las circunstancias y las aspiraciones, que conducen a cambios en el entendimiento de cómo funciona el mundo y sobre los valores humanos esenciales y los sentimientos (Macleod y Macintosh, 1998). Cuando las aspiraciones abrazan el bienestar individual y global, estos objetivos generan una aspiración de salud, de las cuales una de las marcas distintivas es una visión positiva del futuro. Por lo tanto, el desempoderamiento es una enfermedad fundamental del significado y la causa de muchas otras. Se produce cuando las circunstancias internas y/o externas previenen la aspiración y el aprendizaje. Paradójicamente, estas enfermedades del significado, sin embargo, son respuestas saludables. Son síntomas, mecanismos de alerta a las restricciones, las consecuencias del significado más primitivo, y la necesidad para su transformación, al igual que el hambre conduce a alguien en busca de comida. En otras palabras, son la única manera de que el organismo pueda manifestarse, dado su actual nivel de entendimiento y conciencia. Sin embargo, el milagro es que cuando la enfermedad es vista como lo que es; el nivel de conciencia cambia.

 

Semejante cambio de percepción, por sí solo, a veces puede curar el problema, provocando cambios radicales en el comportamiento. Por lo tanto, la depresión no se limita a reflejar la enfermedad en un sentido negativo. En cambio, refleja las respuestas saludables psico-espirituales y fisiológicas dentro del individuo para sostener inconscientemente los significados destructivos y de desempoderamiento desde los cuales no parece haber escapatoria. Lo que una vez fue destructivo se convierte en una fuente de vida, crecimiento y vigor. Creemos que la adopción generalizada y, en gran parte inconsciente, de los individuos, las comunidades y las sociedades de desempoderar paradigmas son los “patógenos” primarios de las enfermedades del significado. Debido a ellos, la enfermedad y la muerte son percibidos como fracasos, en lugar de oportunidades para aprender, evolucionar y crecer; no sólo fisiológicamente, sino, más importante, también en ser y entender (Kearney, 1997).

No sólo el paradigma farmacológico y biomolecular actual es la causa de una enorme carga de enfermedad (Lazarou et al., 1998), sino que, la conciencia de dicho pensamiento también da ineludiblemente lugar a enfermedades nuevas al no prestar atención al significado. Deberíamos estar investigando ¿por qué una persona se infecta cuando otros alrededor de esa persona no lo hacen y cuando para todos los efectos y propósitos son similares? La proposición aquí es que el significado percibido y la forma en que afecta cómo se vive la vida está en la raíz de todas las enfermedades. Esta es sólo una cuestión de percepción, sin embargo, en última instancia, para todas las intervenciones, ya sea a través de cambios en la percepción y el significado o, ya sea a través de métodos farmacológicos o incluso quirúrgicos, básicamente se manifiesta en cambios moleculares y químicos. Las enfermedades del significado son manifestaciones de la salud, es decir, son respuestas protectoras o de alerta saludables que surgen para proteger a los individuos y a las comunidades básicamente conduciendo a la transformación del significado.

Nuestros enfoques actuales en la ciencia, la medicina y la política no abordan las enfermedades del significado adecuadamente porque los defensores de estos enfoques no están haciendo preguntas que crean salud de aspiraciones y transforman el significado. En lugar de ser empoderador, el crecimiento exponencial de la información y el conocimiento, pero no la sabiduría, desempodera a la mayoría.

En su mayor parte, nuestras instituciones no tienen una perspectiva de evolución psicoespiritual con la cual crear la salud de aspiraciones y entender y trabajar hacia el tratamiento de las enfermedades del significado (Stevens y Price, 1996). El enfoque científico, reduccionista, “occidental” actual es inevitablemente ciego a la dimensión del significado en la experiencia humana. La “medicalización” de las enfermedades del significado sucede, siendo un ejemplo la búsqueda de “encontrar el gen” o “diseñar la droga” para interrumpir la perturbación, ignorando el poder inherente de un cambio en el sentido de alterar la bioquímica y la fisiología del individuo en sí mismas. Por lo tanto, las perspectivas de nuestras instituciones son parte integral del problema (Macleod y Macintosh, 1998). Ellas refuerzan un sistema de valores que no puede permitir que la gente aprecie la importancia o el significado de la salud de inspiración. En su lugar, nuestras instituciones entrenan a los profesionales sanitarios, industriales y responsables de las políticas para hacer frente a todas las patologías, como si fuesen causadas ​​físicamente, sin el reconocimiento de la importancia central del sentido a su causalidad.

“La lucha contra el cáncer”. Este es sólo un ejemplo de una metáfora dominante de la lucha contra las enfermedades. El uso de dicho paralelismo nos permite pensar en los patógenos como enemigos y, en los médicos y científicos como soldados valientes con batallas que ganan o pierden. Estas metáforas fomentan la alienación y la polarización. Igualmente poderosa y destructiva es la metáfora de la medicina en el mercado, donde los consumidores compran su cuidado de la salud, promocionando el dinero como el último árbitro y valor.

Nuestra cultura, como se evidencia en la medicina, está fuera de contacto con el sentido creativo sobre la vida y la muerte debido a la utilización de metáforas no saludables (enfermas). La enfermedad como una manifestación de la salud es una transformación potencialmente radical de la metáfora, lo que podría ser el componente central en transformar enfermedades destructivas del significado en salud de aspiración.

Entender la importancia del significado para la experiencia de la enfermedad y la manifestación y el tratamiento de enfermedades.

Este es un extracto editado de un artículo escrito por Jobst K.A., Shostak D. & Whitehouse PJ, titulado “Enfermedades del Significado, Manifestaciones de la Salud y la Metáfora” impreso en The Journal of Alternative & Complementary Medicine 5· (6),1999, pp. 495-502. Ha sido reproducido con autorización. Hiperenlace: www.functionalshift.com

Tagged in
Related Posts
as seen on
Real Yoga for Real Life

Useful insights & inspiration delivered to your inbox, with love.