PODCASTS

Episodio 1: Dr. John Demartini: Cómo Cambiar Tus Percepciones y Emociones

Como educador, él viaja todo el tiempo alrededor del mundo enseñándole a la gente la auto-gobernación y cómo desarrollar su liderazgo y el empoderamiento en todas las áreas de la vida.

Él es el autor de más de 40 libros de auto-desarrollo, incluyendo el best-seller Experiencia Descubrimiento, y ha compartido el escenario con algunos de los educadores más influyentes del mundo como Stephen Covey, el fallecido Wayne Dyer y Deepak Chopra, y ha sido entrevistado en cadenas de televisión y radio líderes como Larry King Live, The Early Show y Wall Street, y en publicaciones de revistas como Shape, Leadership, Success, Prestige, Entrepreneur y O Magazine.

Visítalo: www.DrDemartini.com

Facebook: www.facebook.com/drjohndemartini

Recurso Gratis: El proceso Demartini de Determinación de Valores 

Destacados del Episodio: 

  • 2:06 – “El Método Demartini es una manera de transformar el juicio en amor, transformar el desorden en orden y transformar las cosas que aparentemente son caóticas haciendo que tengan sentido hasta que puedas ver que lo que está sucediendo está realmente en el camino, y no es un obstáculo en él. Entonces, tú puedes convertirte en un maestro de tu destino, no una víctima de tu historia”
  • 7:14 – “Nunca verás un rasgo en otra persona que no tengas y, si estás juzgando, te está recordando a algo que estás juzgando en ti mismo, y ese fue un gran avance cuando lo hice por primera vez. Ese fue el primer paso del Método Demartini que he descubierto: que cualquier cosa que ves en otros, lo tienes dentro”
  • 25:40 – “Cada individuo, independientemente de la raza, creencia, color, edad o sexo, vive por un conjunto de prioridades y un conjunto de valores, y lo que sea más importante o menos importante en su vida, y es muy singular. Es una huella muy específica. No hay dos personas con los mismos valores.

    Así que, identificar lo que ellos son es crucial porque si estableces objetivos que están alineados y son congruentes con tus valores más altos, tienes el mayor logro en la vida. Avanzas, te desarrollas, tienes autoestima. Terminas con más certeza, con más logros, más espacio expandido y horizontes de tiempo. Te das permiso para hacer cosas increíbles. Pero si estableces un objetivo que no es el tuyo, en realidad no es un valor verdadero para ti, te castigarás, tendrás ira y agresión interna, te culparás y te traicionarás a ti mismo, te criticarás y te retarás a ti mismo, perderás las esperanzas y estarás deprimido, estarás insatisfecho, te encogerás, terminarás en el loquero, dudarás de ti mismo.

 

(Visited 121 times, 1 visits today)
Comparte

Transcripción

OSMARA: Bienvenido a Las Crónicas de la Metamorfosis. Soy Osmara: investigadora, escritora, profesora de yoga certificada, y viajera autoproclamada. En cada episodio traigo entrevistas inspiradoras y mensajes para ayudarte a mejorar tu cuerpo y tu mente.

Hoy, en nuestro primer episodio, estaremos explorando una de las herramientas más poderosas para ayudarte a cambiar tus percepciones y emociones con el internacionalmente famoso líder de pensamiento, el Dr. John Demartini.

Esta es una de mis entrevistas favoritas de todas las que jamás haya hecho. Desafortunadamente, mientras estábamos conectados a través de Skype, a conexión era de mala calidad y provocó problemas técnicos en el audio. A pesar de estos problemas técnicos, la sabiduría que contienen estos minutos es, en mi opinión, algo que realmente vale la pena escuchar, especialmente si ya has estado en contacto con algún trabajo de John.

Entonces, ¿quién es el Dr. Demartini y por qué estoy entusiasmada por traerlo a
Las Crónicas de la Metamorfosis?

Él no solo es uno de mis mayores mentores y maestros, sino que es considerado una de las autoridades internacionales líderes del comportamiento humano y del desarrollo de liderazgo.

He estado estudiando su curriculum y metodologías durante años, y he experimentado grandes cambios tanto dentro mío como también en mi realidad exterior como resultado de la implementación de su trabajo. Como educador, John viaja todo el tiempo alrededor del mundo enseñándole a la gente la auto-gobernación y cómo desarrollar el liderazgo y el empoderamiento en todas las áreas de la vida.

Él es el autor de más de 40 libros de auto-desarrollo, incluyendo el best-seller Experiencia Descubrimiento, y ha compartido el escenario con algunos de los educadores más influyentes del mundo como Stephen Covey, El fallecido Wayne Dyer y Deepak Chopra. Él ha sido entrevistado en televisión y radio como en Larry King Live, The Early Show y Wall Street, y en publicaciones de revistas como Shape, Leadership, Success, Prestige, Entrepreneur y O Magazine.

Indudablemente, su mayor contribución al mundo es el Método Demartini, y eso es lo que estamos discutiendo hoy.

Escuchémoslo directamente de su Creador:

JOHN: El Método Demartini es una manera de transformar el juicio en amor, transformar el desorden en orden y transformar las cosas que aparentemente son caóticas haciendo que tengan sentido hasta que puedas ver que lo que está sucediendo está realmente en el camino, y no es un obstaculo en él. Entonces, tú puedes convertirte en un maestro de tu destino, no una víctima de tu historia. Así que, es una serie de preguntas en las que he estado trabajando durante muchos, muchos años, realmente remontándome a cuando tenía 18 años.

OSMARA: Tú sabes, estamos tan envueltos en la ilusión de separación, que es muy fácil juzgar y es muy fácil tener una carga, y es muy fácil crear historias sobre lo que ocurrió, y el por qué tu Método es tan poderoso, creo que es debido que nos ayuda a ingresar en ese espacio de poder poseer el rasgo, ya sabes. Tú dices que tenemos todos los rasgos. Todos y cada uno de nosotros poseemos todos y cada uno de los rasgos o características que existen. Cuéntanos un poco más sobre eso porque cuando podemos llegar a poseer rasgos, eso también facilita el flujo.

JOHN: Bueno, lo que pasó es que hace muchos, muchos años atrás empecé a reflexionar. Empecé a buscar en mi propia vida y empecé a mirar cuando reaccionaba ante la gente, cuando la gente me sacaba de quicio. Y así, al final del día, cuando reflexionaba sobre lo que estaba ocurriendo, volvía atrás y decía, “OK, me enojé con esta persona en particular”, tal vez un amigo o un cliente, un paciente o alguien, y me pregunto: “¿Qué fue exactamente lo que me molestó?”

Y anoté qué es lo que ellos hicieron por lo que me sentía molesto. Y luego dije: “Muy bien, entonces, ¿qué hicieron específicamente?” o, “¿Qué no hicieron?” porque a veces era una omisión más que un cometido, o quizás ellos simplemente habían tenido cierto rasgo que yo juzgué.

Así que, anoté si se trataba de un rasgo, tal vez la forma en que estaban vestidos o quizás el aspecto que tenían o algo, o alguna acción o algo que no hicieron. Y lo escribí, y luego me pregunté: “¿Por qué estoy juzgando esto? ¿Por qué esto me está causando esta reacción?”

Porque me di cuenta de que nunca conocí a esa persona. ¿Por qué estoy reaccionando? Esto obviamente está trayendo algo en mí, y luego me pregunté: “Si estoy reaccionando, ¿quién soy yo para reaccionar? ¿Por qué lo estoy juzgando?” En primer lugar, miré para ver si estaba haciendo eso, esa misma acción, entonces ¿quién soy yo para juzgar?

Así que, primero recorrí eso e hice una lista de lo que eran los rasgos o las acciones, y luego me pregunté, “¿Dónde he hecho eso? ¿Cuándo he hecho eso? ¿A quién le he hecho eso? ¿Quién me ha visto hacer eso?” Y he aquí, descubrí que yo también lo había hecho. Revisé cada uno de ellos.

Así que, cada vez que reaccionaba ante alguien, me daba cuenta de que había hecho eso en alguna parte de mi propia vida, de alguna forma o manera, en algún momento, y luego pensé, “Me pregunto si eso es cierto para todas las acciones que percibo.” Así que recorrí el diccionario de Oxford. Es el mayor diccionario que podía encontrar, papel fino, gigante, diccionario grueso, y fui página por página, línea por línea, por cada rasgo que podía definir a un ser humano y los marqué con un círculo.

Y continué, cualquiera fuese el rasgo. Luego me pregunté “¿A quién conozco en la historia o en mi vida que es la exposición más grande de este rasgo que yo… cuando pienso en ese rasgo, pienso en esta persona? ¿Quién es un gran ejemplo de eso? ” Y puse su inicial al lado.

Después me preguntaba: “¿Dónde y cuándo he tenido ese rasgo?” Y seguí haciendo una lista de dónde y cuándo lo había tenido, dónde y cuándo lo había tenido hasta que podía reconocer que había tenido dicho rasgo en el mismo nivel que vi en esas otras personas, y para mi sorpresa… porque no lo creía al principio, pero luego, después de hacer eso, descubrí que cada uno de los rasgos que había visto en las personas, que había identificado en ese diccionario, los tenía. Y recorrí 4.628 rasgos a lo largo de un tiempo, yendo página por página.

Y entonces empecé a pensar: “Bueno, si tengo todos los rasgos, la única razón por la cual estoy reaccionando es porque de algún modo estoy juzgando ese rasgo”, y luego descubrí que en cualquier momento que juzgaba ese rasgo, había una parte de mí que se sentía culpable por tener ese rasgo.

Así que, me di cuenta de que yo sólo juzgaba a alguien en el exterior que me recordaba a una parte de mí en el interior. Yo estaba juzgando por tener ese rasgo. Yo estaba juzgando y luego pregunté, “¿De dónde obtuve ese juicio por ese rasgo? ¿De dónde vino? ¿Quién dijo que se suponía que debía juzgar ese rasgo? ¿De dónde provenía esa regla que me hacía juzgar en primer lugar? ”

Y entonces me di cuenta de que me había subordinado a la opinión de alguien sobre lo que era bueno y malo, que había inyectado eso en mi vida y que abría mis ojos porque me di cuenta “Vaya, ni siquiera era consciente de las cosas que estaba juzgando “. Ni siquiera era consciente de que estaba recibiendo esos juicios y yo tenía cada uno de los rasgos.

Así que, primero empecé a explorar con mis estudiantes y les hice hacer lo mismo, e hicimos una lista de las cosas que habíamos juzgado en alguien, ya sea que admiráramos o despreciáramos y, después, dónde y cuándo y quiénes lo tenían, dónde lo habían mostrado.

Y ahora, después de hacer eso con un cuarto de millón de personas, estoy seguro de que nunca verás un rasgo en otra persona que no tengas y, si estás juzgando, te está recordando a algo que estás juzgando en ti mismo, y ese fue un gran avance cuando lo hice por primera vez. Ese fue el primer paso del Método Demartini que he descubierto: que cualquier cosa que ves en otros, lo tienes dentro.

Y ahora, después de hacer esto, como he dicho, miles de veces y llevando a las personas a través de la Experiencia Descubrimiento y viéndolas ver esta realidad, estoy seguro de que nunca harás un rasgo o nunca percibirás un rasgo en otra persona que no te recuerde algo dentro tuyo si tienes un juicio.

Así que, ese fue el primer paso. A continuación, el siguiente paso fue esta cosa que pensé que era terrible o tremenda, descubrí que había otro lado de esto y lo estaba ignorando. Entonces, si estaba enamorado de alguien, ignoraba el lado negativo. Si estaba resentido con alguien, ignoraba el lado positivo.

Así que, tenía que entrar allí e identificar dónde y cuándo ellos hacían lo opuesto, o cuáles eran los beneficios de aquellos rasgos, o los inconvenientes de esos rasgos, y nivelar el campo de juego, y empecé agregando eso al Método Demartini y preguntándole a la gente “Lo que sea que admires, ¿cuáles son las desventajas?” o “Lo que sea que desprecies, ¿cuáles son los aspectos positivos?” y llevar eso a un equilibrio y al momento en que lo hacían, hacía desaparecer el juicio.

Entonces, ellos poseían el rasgo, aplacaban el rasgo y el juicio se iba y de repente empezaban a apreciar a la persona. Y luego, su corazón se abría y apreciaban a la persona por su contribución a su vida, para sacar las cosas que estaban juzgando sobre sí mismos. Fue un gran avance cuando hice eso.

Después, empecé a preguntarles a las personas, “Cuando lo hacías, ¿de qué manera beneficiaba a las personas a las que se lo habías hecho si yo me estaba castigando a mí mismo por un rasgo?” o, “¿Cuáles eran los inconvenientes para la persona si yo estaba orgulloso de un rasgo?” Y nivelé las percepciones que tenía en mí y luego preguntaba: “¿Dónde tiene esta persona el rasgo opuesto?”

Porque descubrí que a veces etiquetamos a las personas y exageramos la frecuencia con la que hacen algo, o cuando les preguntaba y abordaba a las personas y decía, “Si te dijera que siempre eres malo, nunca eres agradable ¿lo creerías?” Y ellos decían: “No”. Si yo decía: “Siempre eres agradable, nunca eres malo ¿lo creerías?” “No”. “Pero si dijera que a veces eres agradable, a veces eres malo, ¿lo creerías?” “Sí”. Entonces, eso significa que, si estoy etiquetando a alguien y exagerando sobre alguien estando completamente de un lado o del otro, no es verdad.

Todos tenemos todos los rasgos y a veces jugamos al rasgo opuesto. Entonces, después volví a esa lista de rasgos y descubrí que había pares de opuestos, dualidades en todos los rasgos y empecé a colocarlos en pares y a cruzarlos y me voló la cabeza. Encontré 4.628 comparaciones positivas-negativas y.… bueno, los rasgos son mitad en las comparaciones.

Y entonces me di cuenta de que, cuando le preguntaba a la gente, “¿Dónde tienen el rasgo opuesto?” y descubrí que, en primer lugar, ellos no querían mirar porque querían tener la razón en su juicio. Luego, cuando miraban en profundidad descubrían “Dios mío, la persona ha tenido el rasgo opuesto después de eso.”

Y entonces, de repente, la etiqueta que ellos proyectaban en la persona se calmaba y se daban cuenta de que son sólo seres humanos con un conjunto de valores, respondiendo, y a veces son agradables, a veces son malos. A veces son amables, a veces son crueles. A veces son generosos, a veces son tacaños. A veces son honestos, a veces son deshonestos. Bienvenido a la vida, y eso calmó más el juicio.

Y entonces llegué a un importante descubrimiento, que creo que es uno de los descubrimientos más geniales a los que he llegado: una red integrada y me di cuenta de que cada vez que alguien era, digamos, estaba haciendo algo que yo etiquetaba como negativo, al mismo tiempo, había alguien haciendo lo contrario en el mismo momento.

Y entonces descubrí una ley llamada la Ley de Escalamiento Erístico que había sido descubierta por un sociólogo y, volviendo a la época de Aristóteles:
Cualquier cosa que esté ocurriendo, está ocurriendo lo contrario, y cualquier cosa que se esté expresando, alguien está siendo reprimido; y descubrí que, al mismo tiempo que alguien te está criticando, hay alguien que te está alabando. Aquí están estos pares de opuestos que van en forma sincrónica. Y empecé a incorporar esto en el Método Demartini e hizo que la gente hiciera preguntas.

Cuando alguien, digamos que te critica o rechaza, tú miras a quién te está alabando y quién te quiere y admira y, de repente, todas estas cosas que llevan a todas partes como un equipaje emocional, se desvanecen. Simplemente se disuelven. Y luego hice otro… cuando descubrí eso, simplemente estaba impresionado por la inteligencia, se podría decir, del universo, asegurándose de que todo el mundo en el planeta estuviese recibiendo pares de opuestos al mismo tiempo.

OSMARA: Tan cuidados.

JOHN: Es como si estuviesen siendo cuidados. Realmente, hay una energía llena de amor allí afuera. Entonces empecé a hacer eso con las personas que eran escépticas e investigadores y otras cosas, e incluso decían: “Oh, demonios, esto es cierto. Hay un importante descubrimiento aquí”. Y yo decía, “Sí, es como un descubrimiento lacrimógeno sobre el comportamiento humano”.

Y, finalmente, me di cuenta de que una gran cantidad de personas estaban juzgando cosas porque eran adictos a las fantasías acerca de cómo la vida se supone que es. De manera que, si tienen una fantasía de que la gente supuestamente tiene que ser amable y dulce y positiva todo el tiempo, entonces cuando son malos, realmente se enojan; pero si tienes una expectativa realista de que hay veces en que las personas son agradables y momentos en los que son malas, hay momentos en los que son amables, hay veces que son crueles, si tienes esa expectativa, eres menos propenso a realmente juzgar a alguien.

Así que, básicamente, a continuación tenía que encontrar una manera de romper las fantasías y las expectativas poco realistas que la gente estaba teniendo hacia otras personas e hice otra cantidad de preguntas: “Si una persona actuaba de la manera que tú fantaseabas, de la manera que tú esperabas que actuara ¿cuál sería el inconveniente?” Nunca preguntaban eso. Ellos simplemente asumían que la vida sería feliz si ellos hacían eso y yo quebraba sus fantasías, y eso les hacía apreciar a la persona por quién era realmente.

Ahora, yo recién te di los siete pasos de una parte del Método Demartini, pero si una persona hace eso, cualquier resentimiento que tenga desaparece. Sólo se disuelve y lo mismo ocurre a la inversa cuando alguien ve más rasgos positivos que negativos.

Así que, ese fue el comienzo del Método Demartini. Eso se desarrolló gradualmente y ahora hay 48 preguntas incluidas en el Método que probablemente tendrías que recorrer durante una hora, pero esas son las primeras siete en catorce columnas que están incluidas, y ahora es una ciencia para ayudar a la gente a disolver la carga emocional, disolver los juicios sobre las personas, disolver esta idea de que hay un error y en realidad llegar hasta el núcleo de lo que está pasando y ayudarlos a apreciar realmente la magnificencia de sí mismos y la magnificencia de la gente alrededor de ellos.

OSMARA: El mayor aprendizaje que tuve cuando recorrí la Experiencia Descubrimiento fue… es como tú dices, todo lo que se necesita es sólo un cambio en la percepción y todo se desploma, y tu realidad cambia por completo, y nada cambió en el exterior. Todo fue un trabajo interno y estamos tan condicionados a pensar que tenemos que hacer, hacer, hacer, hacer, en el exterior. Así que, eso es muy liberador. Es poderoso.

JOHN: El otro día durante el curso la Experiencia Innovadora un caballero escogió a su padre en el que pensó que trabajaría porque sabía que tenía una carga emocional importante con su padre, porque yo le pedí que tomara la carga más importante que había afectado su vida y que le gustaría disolver. Escogió a su padre y escribió todo lo que odiaba de su padre y luego lo priorizó.

Fuimos uno por uno y esa lista era larga, y él empezó a desplazarse haciendo el Método y le llevó horas. No era algo rápido. Fue un proceso muy tedioso porque él realmente luchó. Realmente no quería ir allí. Él quería tener razón. No puedes estar enojado con tu padre durante 42 años sin querer aferrarte a estar en lo correcto. De lo contrario, es ilógico estar enojado con alguien.

Así que, él estaba luchando contra el proceso y contra mí, y mis facilitadores estaban ayudando paso a paso y, finalmente, alrededor de las 11:00 de la noche cuando terminamos el ejercicio, él estaba simplemente tranquilo. Él simplemente miró y comenzó a derramar lágrimas de los ojos y, de repente, vio que, tú sabes, su trayectoria, su camino educativo, su camino en la selección conyugal, su camino económico, casi todo lo que él hizo tenía algo que ver con su padre y luego, si no hubiera tenido ese gran enojo con su padre, probablemente hubiese estado viviendo en una ciudad pequeña, teniendo una vida pequeña, siguiendo el oficio de su padre, y se convirtió en un empresario, hizo cosas increíbles con su vida, si no hubiese sido por ese momento decisivo.

Y él no lo había visto hasta ese entonces. Él simplemente siempre culpó a su padre y nunca vio que ese era uno de los mayores catalizadores de su vida hasta esa noche en la Experiencia Descubrimiento. A las 11:30, él simplemente abrió su corazón y se dio cuenta de que amaba a su padre y había fingido no amarlo durante todos esos años. Y dije: “Entonces, ¿quién te recuerda aquí a tu padre con quien puedas comunicarte como reemplazo?” Él escogió a un hombre y se sentó frente a él y se hizo presente ante este hombre, y el padre se le apareció en su mente y, de repente, abrió su corazón.

Y le dijo cosas a su padre que él nunca había podido decir en todos esos años. Y el hombre que era un sustituto le respondió y le dijo algunas cosas muy profundas a él que simplemente lo hicieron llorar más y se abrazaron. Hubo un importante intercambio y esa noche, alrededor de las 12:30, se puso al teléfono. Él llamó a su padre. Él dijo: “Quiero ir a verte”.

Así que, tres días más tarde se reunió con su padre y cuando habló con su padre rompió a llorar nuevamente con gratitud, y su padre dijo las mismas palabras que había dicho el sustituto en el programa. Él dijo exactamente las mismas palabras, lo cual lo asustó. Ellos realmente se abrazaron y se amigaron, y su padre murió tres días más tarde. Y su padre, él cree hoy, estaba esperando ese día antes de morir. Él estaba en sus 80 años. Él estaba listo para ir. No quería ir sin tener la relación de amor de padre e hijo.

Cuando lo superó, el hombre regresó nuevamente a la Experiencia Descubrimiento cuando regresé a Australia y regresó a la Experiencia Descubrimiento la siguiente vez que vine. Él dijo: “Regresé y sólo quiero darte un abrazo, porque si no hubiera ido allí, mi padre podría haber muerto y nunca hubiera podido llegar a comunicarle mi agradecimiento”.

Así que, ese fue un intercambio muy sorprendente y vean, no sabemos cuándo serán nuestras últimas 24 horas. No sabemos cuándo serán las últimas 24 horas de otra persona y a veces no priorizamos. Si realmente nos quedaran sólo unas pocas horas, diríamos “gracias”, “te amo” a la gente. Nos damos cuenta de que todos los juicios son triviales y la esencia misma de nuestra existencia es “gracias”, “te amo.”

Por lo tanto, el Método Demartini, al igual que en su caso, está ayudando a la gente, miles de personas trascienden las trivialidades y llegan hasta el núcleo esencial de su ser, que es “gracias,” “te amo,” y también a sí mismos. Tengo gente que no eran capaces de mirarse en el espejo y decirse a sí mismos: “te amo,” y son capaces de decir “gracias” y darse cuenta de que todo lo que está pasando en sus vidas no fue un error.

Fue en el camino correcto y eso vale mucho para la gente – ser capaces de aclarar generaciones atrás en las familias y aclarar cosas para sí mismos. Y castigarse a sí mismos por la forma en que manejan el dinero o la forma en que han hecho su negocio o sus relaciones anteriores, o niños o lo que sea, aclarar todo eso y sólo decir “gracias” y estar libre de eso, es lo que este Método ofrece y es una ciencia.

Se duplica. No es al azar. Es una ciencia que se reproduce, solo resultados garantizados. Funciona siempre. Tú lo has visto, en el programa. Yo me paro allí todos los fines de semana. Lo hago 40 veces al año. Lo hago bien con… ya sabes, no sé cuántas personas… lo he hecho con un cuarto de millón de personas.

OSMARA: Y lo que este hombre acaba de experimentar con su padre es un ejemplo perfecto de que cuando nos rendimos, podemos… es mágico. Einstein lo llamó Acción Fantasmal a Distancia. Ha habido un gran número de estudios que han demostrado cómo estamos interconectados de muchas maneras en esta esfera invisible. Así que, una de las cosas que creo que es muy poderosa acerca del Método es que cuando estás disolviendo tus cargas, en ese momento también estás ayudando al otro… la otra persona también está sintiendo la caída del peso.

JOHN: Quiero compartir una historia que es… que fue muy profunda, si no te importa. Yo estaba en Melbourne, Australia, voy a adivinar, hace 18 años, 17 años, haciendo la Experiencia Descubrimiento en ese entonces y allí había un caballero llamado Chris, que es una persona encantadora, de quién todavía soy amigo, y él había atravesado un divorcio y tenía una hermosa hija de 11 años de edad y un hijo, que tenía alrededor de 16 años en ese momento, y fue el anfitrión del programa.

Él estaba reuniendo gente para recorrer la Experiencia Descubrimiento y su ex-esposa se suponía que cuidaría de su hija el fin de semana, pero a último minuto, lo dejó plantado. Y así, la hija de 11 años de edad tuvo que venir a la Experiencia Descubrimiento. Así que, él estaba como haciendo malabarismos con las dos cosas, manejando el programa y también ayudando a su hija. La hija estaba escuchando un poco de música con auriculares y dibujando, y en parte escuchando el programa en el rincón, y como en su propio mundo, ocasionalmente y de vez en cuando ella escuchaba.

A veces, volvía a su propio mundo pero, al final de la tarde, el sábado por la noche, después de que la gente había realizado el Método Demartini, toda la gente, había una señora de alrededor de 57 años que acababa de trabajar con su madre y su madre estaba en sus 70 años. Ella tenía cargas importantes con su madre, sentía que su madre trataba de controlarla y sentía que intentaba interferir en su matrimonio y en su vida, y ese tipo de cosas, y hacerla sentir culpable por ella y ese tipo de cosas.

Y así, cuando terminó el Método, se había quedado sin palabras y estaba simplemente… había lágrimas en sus ojos y ella sentía amor por su madre y quería comunicar eso. Así que, le pregunté “¿Quién actuaría como un sustituto de tu madre?” Y ella miró en la habitación, y no era una habitación grande. Había alrededor de 35, 40 personas. Miró a su alrededor y, de repente, miró a esta joven niña de 11 años de edad en un rincón y dijo: “no tengo idea de por qué, pero esta niña de 11 años de edad representa a mi madre y realmente me recuerda a mi madre”. Y dije: “Bueno, eso es lo que es. Vamos a hacer que venga aquí arriba”.

Así que, Chris subió allí y llevó a su hija y la sentó en frente de esta mujer. Ahora, la mujer de 57 años, la pequeña de 11 años de edad allí, ella – su madre – estaba en sus 70, 76, creo. Así que, ella se sienta allí y empieza a hablarle a esta niña de 11 años. Ahora, esta niña de 11 años ni siquiera estaba involucrada en todas estas cosas. Ella solo estaba allí.

A veces estaba dentro, a veces fuera, pero ella está sentada en frente y mirando el rostro de la mujer, y la mujer comienza a hablar, empieza a llorar y empieza a decirle a su madre lo mucho que la quería y lo mucho que apreciaba todas las cosas que había hecho. Finalmente, ella le encontró sentido a todo y se dio cuenta de que ella sólo quería dejar de lado todos los juicios y simplemente estaba allí porque había terminado el Método.

A medida que ella hablaba y abría su corazón, la niña comenzó a llorar y yo mirando, el padre, Chris, mirando, toda la habitación se reúne en torno a ellas a medida que terminamos estos últimos pasos y simplemente están escuchando, y es realmente emocionante ver a esta mujer hablar con su madre de esta manera.

Y, de repente, la niña de 11 años de edad le toma la mano temblorosa y se acerca y comienza a acariciar a la mujer que tiene 57 años, comienza a acariciar su cabello en el costado de la cabeza y luego habla, una niña de 11 años, y dice esto, dice: “Oh, querida, precioso angelito. Tú has sido mi pequeño ángel especial toda tu vida, querida. Tú has sido mi ángel desde el día en que tus ojos se abrieron, desde el día en que naciste, querida. Te he amado desde el primer día. Has estado en mi corazón toda tu vida. Cualquier cosa que haya sucedido entre nosotras, sólo sabe que te amo. Siempre has sido mi amada. Eres mi especial y hermosa hija,” y esta señora estaba llorando. La niña estaba llorando. Toda la habitación estaba llorando y ella se sentó allí temblando y acariciando su mano… el cabello de esta señora.

Cuando todo esto termina, la señora se vuelve hacia mí y dice: “¿Cómo sabía esta niña que mi madre tenía una parálisis en la mano izquierda y ella tenía, ya sabes, un temblor en la mano? Y ¿cómo supo decir lo que dijo? Porque sólo mi madre sabía esas palabras y sabía cómo solía llamarme. ¿Cómo diablos ella sabía eso? Esa era mi madre sentada frente a mí”. Le dije: “Ese es el Método”.

OSMARA: Te conectas en ‘la Red.’

JOHN: Y eso esa es la Red. Ella se conectó en la Red, como tú lo llamas, o la Red de Trabajo o el Campo de Entrelazamiento, como quieras llamarlo. Cuando ves eso semana tras semana tras semana, como lo veo yo a medida que viajo, porque hago la Experiencia Descubriminto alrededor de 42 veces al año, durante 25 años ahora.

Así que, lo he hecho más de mil veces y lo veo cada semana, este tipo de conexiones, y he visto gente que ha terminado el Método, se encuentran con la persona sobre con quién trabajaron con el Método, y esa misma persona, en el momento que el otro estaba trabajando con el Método, estaba conectada y pensando también en él o ella.

Así que hay una poderosa herramienta de transformación allí que me mantiene ocupado todos los fines de semana, tratando de compartirlo con la gente en el mundo. Ayudando a psicólogos, psiquiatras y especialistas, y miles de facilitadores ahora en todo el mundo tratan de llevarlo a la gente. Es demasiado poderoso para pasarlo por alto e ignorarlo. Si tú lo recorres, lo sigues. No lo puedes ignorar. Es muy poderoso. Así que, estoy muy inspirado en participar y desarrollar eso, porque es alucinante. Eso es todo lo que puedo decir. Es alucinante.

OSMARA: Es muy completo y exhaustivo. Y con esto último, hablemos de nuestros valores personales mas altos. Todo lo que hacemos y no hacemos está impulsado por nuestros valores más altos. Así que, cuanto más nos podemos conocer a nosotros mismos, más podemos conocer lo que valoramos, más nos entenderemos a nosotros mismos y menos frustraciones experimentaremos. Hablemos un poco sobre eso.

JOHN: Sí.

OSMARA: Y acerca de cómo estás viviendo tus valores más altos, sabes, de esa forma, de qué manera creas una vida de eso y qué es posible gracias a eso.

JOHN: Bueno, cada individuo, independientemente de la raza, creencia, color, edad o sexo, vive por un conjunto de prioridades y un conjunto de valores, y lo que sea más importante o menos importante en su vida, y es muy singular. Es una huella muy específica. No hay dos personas con los mismos valores.

Así que, identificar lo que ellos son es crucial porque si estableces objetivos que están alineados y son congruentes con tus valores más altos, tienes el mayor logro en la vida. Avanzas. Te desarrollas. Tienes autoestima. Terminas liderando. Terminas con más certeza, con más logros, más espacio expandido y horizontes de tiempo. Te das permiso para hacer cosas increíbles.

Pero si estableces un objetivo que no es el tuyo, en realidad no es un valor verdadero para ti, te castigarás. Tendrás ira y agresión interna, te culparás y te traicionarás a ti mismo. Te criticarás y te retarás a ti mismo. Perderás las esperanzas y estarás deprimido. Estarás insatisfecho. Te encogerás. Terminarás en el loquero. Dudarás de ti mismo. Me refiero a puede hacer una diferencia de una vida agradecida o una vida ingrata cómo estableces metas y asegurándote de que coincidan con lo que es realmente importante para ti.

Así que, los valores son la piedra angular porque cada decisión que tomas se basa en ellos y todo lo que percibes, decides e implementas se basa en tus valores. Así que, saber cuáles son es crucial, y luego dar prioridad a tu vida y establecer objetivos que estén alineados con ellos, y dar prioridad a tu vida cotidiana y delegar las cosas de menor prioridad y seguir adelante con las cosas de mayor prioridad es la forma de autosatisfacer tu vida, y la forma en que tienes satisfacción y gratitud y autoestima y, también tu valor neto.

Así que, creo que esa es una de las cosas más importantes con la que podemos contribuir a la vida de las personas, para ayudar a las personas a establecer expectativas realistas de acuerdo a los valores reales, que son realmente importantes, por lo que realmente haces las cosas. Esa es la clave. Yo he descubierto cuáles son los míos.

Me he pasado la vida delegando cosas de menor prioridad, siguiendo adelante con las cosas de mayor prioridad y hoy tengo la bendición de vivir una vida muy extraordinaria, haciendo lo que amo, amando lo que hago y, ya sabes, he estado fortalecido todos los años de mi vida a causa de eso. Y por eso estoy tratando de ayudar a otras personas a hacer lo mismo.

OSMARA: ¿Cuáles son tus tres valores más altos?

JOHN: ¿Míos? Muy sencillo. Me encanta aprender e investigar. Me encanta escribir lo que investigué. Me encanta compartir y enseñar lo que investigué y me encanta viajar por todo el mundo haciendo esas tres cosas. Por lo tanto, investigo, escribo, viajo, enseño.

OSMARA: Y para aquellos de ustedes que no lo saben, cuéntanos un poco acerca de eso y luego toda la etapa de chico hippie, surfista y la progresión de eso.

JOHN: Bueno, yo nací con la mano y el pie doblados hacia adentro y tuve que usar ortesis en el brazo y la pierna cuando era un niño porque tenía la mano y el pie de paloma, ya sabes. Yo era así. Y supongo que no estaba ubicado en el útero. Entonces, cuando salí, también era zurdo, lo cual era considerado siniestro.

OSMARA: Yo soy zurda.

JOHN: Bueno, zurdo y de mente diestra ¿verdad? Pero tenía que usar ortesis. Utilizaban la ortesis no sólo para enderezar mi brazo y mi pierna, sino también para tratar de lograr que no usara mi lado izquierdo, tratar de hacerme diestro porque pensaban que eso era bueno, pero no funcionó. Me quedé zurdo. Sigo usando ambas manos hoy, pero luego, cuando llegué a primer grado, descubrí que tenía problemas de aprendizaje.

Yo ya sabía que tenía impedimento en el habla, porque tuve que ir a patología del habla de niño porque no podía pronunciar y no podía hablar muy bien. Y luego, cuando llegué a primer grado, tenía problemas de aprendizaje hasta que mi maestra se dio por vencida y dijo, sabes, “Tu hijo nunca va poder leer o escribir o comunicar, nunca llegará a ser nada, ni ir muy lejos en la vida” Y ella les dijo eso a mis padres en frente mío y era verdad.

No podía leer. No podía entender las cosas y la única manera en que podía terminar la escuela era preguntando a los niños, niños inteligentes que lo lograban. Si me decían qué entendían, yo podía entenderlo, lo podía entender, pero leerlo yo, no tenía ningún sentido porque no podía leer y entender, ni darle sentido porque tenía dislexia.

Así que terminé fingiendo a largo de escuela primaria con un grupo de niños inteligentes para ayudarme primero, pero luego mis padres se trasladaron de Houston, Texas, a Richmond, Texas, cuando tenía 12 años y allí, que era una zona socio-económica inferior y no había niños inteligentes, de verdad, y terminé dejando la escuela. Me di por vencido y simplemente dejé la escuela.

Así que me fui de casa a los 13… el 13 de octubre. Cumplía los 14 el 25 de noviembre. Y así me fui de casa a los 13 años, comencé a vivir en las calles y deambular con mis amigos y luego… en una pista de bolos, en un parque, ya sabes, coches y donde sea, dependiendo de la época del año y del calor y el frío.

Cuando tenía 14 años, me fui a dedo a California. Yo quería ir a California a vivir donde era popular. Hice dedo hasta México y pasé un rato en México de manera ilegal y, finalmente, llegué a Hawái y me convertí en un surfista porque eso era algo. Era muy bueno en los deportes, así que, elegí el surf y me volví realmente bueno en el surf.

Yo era un arribista allí. Yo vivía debajo de un puente en la carretera Kamehameha al atardecer. Luego, vivía en el Parque Ehukai Beach debajo de un banco del parque, en los baños, después en un coche abandonado y, finalmente, en una carpa en cualquier… casa, y estaba haciendo las cosas que hacían los hippies y surfistas de los años 60, y casi me mata.

Casi me muero de envenenamiento por estricnina cuando cumplí 17. Y, por suerte, una señora me encontró en mi carpa y me ayudó a recuperarme y me llevó a la tienda de alimentos saludables y en la tienda de alimentos saludables un día vi un volante en la puerta presentando a un hombre que iba a hablar en una pequeña clase de yoga. Nunca fui a clases, pero algo acerca de la imagen, algo sobre lo que alguien había dicho sobre el yoga una vez hizo que me decidiera “voy a ir a esa cosa.”

Así que fui allí y no esperaba lo que pasó, pero fui a esta pequeña clase donde había 35 personas sentadas en un suelo de madera con una mujer yogui y un hombre mayor. Ella lo presentó. Él empezó a hablar y te digo, en una hora, este hombre con su mensaje singular llegó a mí y me habló como yo… Podría haber jurado que solo me estaba hablando a mí y lo que dijo esa noche me hizo creer que, simplemente, quizás, en mi vida, yo podía ser inteligente, que podía aprender a leer.

Me hizo creer en mí mismo de una manera que nunca lo había hecho y esa noche, él nos dio la oportunidad de sentarnos y escribir lo que nos gustaría hacer o pensar, acerca de lo que nos gustaría hacer con nuestras vidas. Y esa noche, tuve un sueño de ser inteligente, ser un maestro, viajar por el mundo, y esa noche él me hizo creer que podía hacer eso.

Entonces, vi una visión esa noche que ahora está pintada por un pintor famoso en Melbourne, Australia y empecé a trabajar en ella. Hace cuarenta y dos años, emprendí un viaje para tratar de aprender a leer, a superar mis problemas de aprendizaje que llevaron un largo tiempo. No era la noche y finalmente me había convertido en un buen lector. Me convertí en un estudiante dedicado. Me convertí en un investigador y empecé a enseñar, y aquí estoy 42 años más tarde, todavía enseñando y viajando por el mundo.

Así que, he estado en mi misión 42 años hasta ahora y sé cuáles son mis valores. Yo planifico mi vida alrededor de ellos y me siento muy bendecido hoy. He estado muy satisfecho en mi vida y creo que todo el mundo tiene la capacidad de hacer eso. Si simplemente siguen los mismos principios, obtendrán los mismos resultados.

OSMARA: Absolutamente. Yo creo, y hemos hablado sobre esto antes… Las mujeres tendemos a tener ciertas historias emocionales en nuestras cabezas y problemas de autoestima, y miedo y todo eso. Hubo una cita del Dalai Lama que, algo así como, tal vez cómo que este hombre te atrapó con lo que dijo, me atrapó.

Él dijo: “El mundo será salvado por la mujer occidental,” y sentí esto como “Mmm,” porque fue como que lo entendí. Humildemente entendí que este era mi propósito, creando una comunidad que contribuiría más a fondo y que ayudaría a las mujeres a curar lo que necesita ser curado, hacer las paces con nuestro pasado de modo que podamos salir y realmente cumplir nuestra misión de hacer lo que vinimos a hacer aquí en esta vida.

Y está todo este hablar de la divinidad femenina y tú también lo mencionaste en uno de tus eventos, tu creencia de mantener a las mujeres responsables y con espíritu emprendedor, y los negocios con el corazón y la empresa. En primer lugar, realmente me pregunté “¿Qué vine a hacer aquí? ¿Cuál es mi propósito? ” Y luego me pregunté “¿Cómo puedo hacer negocio del arte y arte del negocio?” con el fin de realmente ayudar a la humanidad. En lugar de sólo hacer negocios para hacer una ganancia, ¿cómo hacemos negocios para hacer una ganancia mientras también difundimos beneficios por todas partes?

JOHN: En mi observación en todo el mundo y mirando las estadísticas, cuanto más se divide el género, mayor es la fertilidad, las tasas de mortalidad y la reducción de la socio-economía, y menor será el avance tecnológico.

Así que, dar socialmente un poder a las mujeres para hacer lo que realmente les gustaría hacer – que en algunos casos es tener una hermosa familia, en algunos casos es criar una hermosa familia y tener una carrera, en algunos casos es sólo tener una carrera y no necesariamente tener hijos.

Sea lo que sea, tener una fuerza femenina poderosa allí para traer de regreso lo andrógino y una integración de lo masculino y lo femenino reduce la probabilidad de la pobreza, reduce la probabilidad de que las discrepancias entre el género y la opresión. Equilibra las tendencias masculinas dictatoriales, déspotas y muestra la creatividad y la contribución que hacen las fuerzas femeninas y el género femenino.

Y si una mujer está sentada allí, comparándose con un hombre en lugar de compararse a sí misma con su propio yo, entonces eso es realmente debilitar su propio poder, pero si ella va y reconoce que ella tiene sueños, ella tiene ambiciones, ella tiene aspiraciones, y si prioriza sus acciones en el hogar y en el trabajo o lo que sea que vaya a hacer, ella es capaz de hacer cosas extraordinarias.

No tienes que hacerlo todo tú misma. Puedes delegar y hacer que otras personas hagan cosas por ti y hagan cosas extraordinarias como mujer y contribuir en esa escala. Hombre o mujer, pero particularmente la mujer, porque la mujer ha sido durante siglos inclinada hacia la crianza de niños y eso es muy importante y algo muy contributivo. Quiero decir, sin hijos, no hay economía. No hay sociedad. No hay nada, pero, al mismo tiempo, las mujeres también tienen la capacidad de dar a luz y formar una familia, pero, en muchas ocasiones, esas familias crecen y entonces la mujer no quiere simplemente dedicar toda su vida a los niños. Ellos ya se han ido.

Ella también quiere hacer cosas afuera y creo que, desde el principio, sé que las mujeres son todo el espectro que tiene el mayor negocio, la mayor contribución. Ellas tienen hijos. Las he visto también orientadas a los niños, sin ninguna comprensión del negocio y hacen cosas increíbles. He visto todo el espectro y, en lo que a mí respecta, creo que una mujer merece ser capaz de cumplir cualquier espectro en el que quiera involucrarse y con cuanto más ella sea capaz de contribuir, en cualquier forma que desee.

No creo que sea menos sabiduría para los hombres hacer esto, pero creo que es más para las mujeres debido a los antecedentes históricos y las tendencias del género en el pasado y, francamente, cuando lo miro en mi propia vida, sobre todo, las mujeres me están ayudando a conseguir lo que quiero conseguir en la vida. Miro a mi alrededor y tengo mujeres ayudándome. Ellas son las que, básicamente, están haciendo todo el trabajo y yo estoy recibiendo las oportunidades que tengo en la vida. Por lo tanto, ellas son las que están haciendo que las cosas sucedan y, en una gran cantidad de empresas, su gran éxito se debe a la contribución femenina, no siempre masculina.

Así que, soy un firme creyente de que una mujer merece darse permiso para hacer lo que es verdadero, de la forma que sea, y seguir los principios de fortalecimiento y… ¿puedo compartir una historia que creo que podría ser útil?

OSMARA: Por supuesto, adelante.

JOHN: Yo estaba haciendo la Experiencia Descubrimiento en Seattle, Washington hace varios años, probablemente 10, y había un médico y su esposa. Ambos eran médicos, un hombre médico y una mujer médico, ambos presentes, y ella había leído un libro y estaba muy enfocada en cómo ser la madre perfecta, súper mamá, y leía libros sobre cómo hacer sus propios pañales, hacer su propio puré de verduras y hacer… Quiero decir, era simplemente natural, saludable. Es decir, puedes llamar a la mujer Sra. Tofú.

Y ella estaba realmente involucrada en el libro con respecto a ser la ‘madre orgánica’, pero en realidad ella estaba resentida con su marido porque su marido tenía que trabajar más, porque ambos estaban ejerciendo hasta que ella quedó embarazada y luego ella dejó de ejercer para darle toda la energía a los niños. Bueno, después de 2 o 3 niños, ahora ella tiene tres hijos, ella está enojada con él porque él tiene que trabajar más duro. Él no viene a casa ni hace cosas que normalmente ayudarían porque él está trabajando más duro.

Entonces, ella está como atrapada y se siente atrapada haciendo algo y no quería admitirlo porque quiere encajar en la idea social de ser la súper mamá, pero hay una parte de ella que siente como que está perdiendo su talento y habilidad como doctora. Ella ahora resiente la idea de que él no está allí para ayudar y ella se siente atrapada haciendo todas las cosas de súper mamá.

Y entonces, yo le dije: “Tu trampa no tiene nada que ver con otra cosa que tus propias percepciones y tus propios sistemas de creencias. Me refiero a que podrías transformar eso hoy si estuvieses dispuesta. Te puedo dar algunos consejos sobre qué hacer.”

Y ella se resistía porque quería encajar en la caja de súper mamá, ella se subordinaba a este libro sobre cómo ser una súper mamá y, sin embargo, al mismo tiempo, profundamente dentro de su corazón era “Yo también quiero ser médico.” Y así estaba atrapada.

Entonces, le dije: “Vamos a hacer una lista de todo lo que haces en un día en casa.” Y así hizo una lista y dije: “Ahora, vamos a poner ahí el valor del costo o el reemplazo, ¿cuánto costaría hacer que alguien haga todas esas cosas? Y hacerlas con el mismo valor que las haces tú, calidad, todo.” Y ella puso cerca de 70 cosas. Me refiero a que el trabajo de una madre es completo. Eran alrededor de 70 cosas y cuando los recorrió, miró y pusimos un costo de reemplazo al lado de cada uno. ¿Cuánto costaría contratar a alguien para hacer eso? Y la mayoría de ellos, aunque no lo crean, eran trabajos de $10 a $15 por hora, la mayoría de ellos, desde la limpieza hasta hacer pañales, a lavar, limpiar, la habitación, la casa, hacer las compras y todo lo demás que ella hacía.

Cuando ella desglosó las 70 cosas, la mayoría de ellas eran trabajos de $10 a $15 la hora en ese momento, hace 10 años. Probablemente sería $20 a $25 en la actualidad. Cuando se detuvo para mirar eso, dije: “Ahora, tengo una pregunta para ti. Tú eres capaz de hacer entre $500 y $1.000 por hora en tu trabajo y estás resentida por no poder trabajar porque ahora estás tratando de ser la súper mamá. Y la cantidad de tiempo de calidad que realmente estás teniendo con los niños no es más de tres horas al día debido a lo que están tomando todas estas otras cosas, que son trabajos de $10 a $15 la hora, lo cual significa que estás diluyendo tu valor como madre y diluyendo tu valor como una mujer que hace. No quiero ser malo, pero sólo digo, trabajos que podrías delegar y liberarte para hacer algo que te gusta hacer.”

Y cuando ella hizo eso, cuando lo vio, dije: “Si fueses a trabajar sólo cuatro horas al día y dejar todo eso fuera de tu plato y hacer de $500 a $1.000 por hora, y hacer $2.000 por día trabajando a tiempo parcial, podrías pagarle a alguien para hacer todas esas cosas, tres personas para pagar todo eso y tener todo hecho. Tu lugar está limpio. Todos los pañales están hechos. Toda la limpieza está hecha. Toda la casa está cuidada. Las compras están hechas. La comida está hecha.

Todo está hecho y tú puedes disponer de más tiempo para tus hijos de lo que estás teniendo ahora; educarlos, inspirarlos y enseñarles cómo dominar su vida, porque ellos van a aprender de tus acciones por las neuronas espejo. Ellos no van a moverse por lo que dices. Ellos van a moverse por lo que tú haces y ellos están viendo cómo manejas tu vida, y lo que en realidad estás haciendo es ponerlos delante de los video juegos para alejarlos para que puedas hacer todas estas otras cosas, pensando que es tiempo de calidad “.

Y ella se puso a llorar y su marido estaba como “Gracias,” porque él sentía la presión de ella haciéndolo venir a casa para hacer esos trabajos de $15 la hora que no quería hacer y que ella ahora no quería hacer. En el momento en el que ella se dio permiso para liberar eso, trabajó a tiempo parcial.

Ella hacía un par de miles de dólares en un día. Quiero decir que ella hacía dinero durante el día. Ella pagaba la cosa. Ella tenía tiempo de mayor calidad. Ella puso $1.000 de ese… $1.000, lo dedicó a la educación por semana, $4.000 por mes dedicados a la educación de esos niños, lo que elevó la calidad de la educación que ella podía alcanzar. Ella terminó teniendo especialistas que entraban y lo hacían. Finalmente, ella aprendió a no disminuir su propia autoestima y valor. Ella tenía más cosas hechas, ayudaba a más niños, ayudaba a más personas y todavía tenía tiempo de mejor calidad con sus hijos.

Así aprendió a manejar el equilibrio entre los dos. No era multitarea porque cuando ella estaba haciendo una cosa, estaba haciendo solo eso. Haciendo aquello, haciendo lo otro, y su marido y ella se llevaban mejor, porque ella no estaba resentida porque él no venía a casa y no lavaba la ropa sucia, y su vida era diferente. Sus ingresos subieron. La educación de los niños mejoró. El nivel de vida mejoró. Ellos pudieron comprar una casa más grande, un mejor estilo de vida de calidad.

Me refiero a que simplemente siguió una y otra vez. Los beneficios siguieron porque ella aprendió a dominar su vida como mujer y a darse permiso para hacer lo que ella soñaba y no a encajar en el ideal de alguna persona que escribió el libro que probablemente sólo hizo $15 la hora. Así que, ese fue un punto de inflexión, pero por si acaso… ahora, si te gusta hacer esas cosas, si le hubiese encantado —

OSMARA: No habría resentimiento…

JOHN: Ese no sería un problema, pero ella no amaba hacer eso y se sentía frustrada y realmente quiere ser médica, y en el segundo en el que ella volvió a ser doctora, sintió que su autoestima subía porque un trabajo de $15 la hora no vale lo mismo que uno de $1.000 la hora. Me refiero a que, aunque no queramos admitir que la economía tiene un impacto en nuestro comportamiento, sí lo tiene.

Y entonces, ella es una mujer diferente debido a eso y que inspiró a otras mujeres a hacer lo mismo, a mirar lo que están haciendo. Yo siempre digo, “Prioriza tu vida en el trabajo, prioriza tu vida en el hogar y no hagas cosas desesperadas o tendrás una vida desesperada.”

OSMARA: Y de nuevo, lo que dices acerca de cuando la voz en el interior es más fuerte que las voces en el exterior… Es hacer el trabajo, saber lo que vales, saber lo que quieres y crear una vida sobre eso.

JOHN: Bueno, es verdad y he visto muchas, muchas personas atrapadas, hombres y mujeres. Mientras nos subordinamos a las personas en el exterior, los ideales de otras personas que tienen un estilo de vida diferente, diferentes valores, nos vamos a perder la oportunidad de nuestra propia vida.

OSMARA: Especialmente en un mundo que está programado para mantenerse al día con los Jones… La sociedad, los medios de comunicación, todas estas cosas con las que estamos bombardeados constantemente y nos dicen lo contrario.

JOHN: Bueno, ya sabes, me encanta lo que hago y he organizado mi vida para hacer lo que hago y he tenido a gente a lo largo del recorrido que me dice que es una locura, “No puedes hacer eso. No deberías hacer eso” y todas esas cosas, todo el tiempo a través de todos estos años.

Yo simplemente digo, “Gracias por tu aporte, lo aprecio y si por alguna razón ves que no sigo tus instrucciones, por favor, siente que soy indigno de más proyección de recomendaciones”. Aprendí eso de la escritura de Sócrates y de Platón y sigo pensando que es estupendo, “gracias por tu aporte, pero si no me ves haciendo lo que me pediste que hiciera, sólo sabe que soy indigno.”

OSMARA: Voy a usar eso.

JOHN: Entonces puedo seguir adelante con mi vida. No puedo vivir la vida de otras personas. Sólo puedo vivir lo que es verdadero para mí. No realizarás tu vida siendo alguien que no eres.

OSMARA: ¿Y quién eres tú para no ser la mejor versión de ti? ¿verdad?

JOHN: Bueno, lo más magnífico que vas a ser es ser tú, tú sabes. Ninguna fantasía que impongas en tu vida competirá jamás con la magnificencia real de quién eres.

OSMARA: Absolutamente. Muchísimas gracias. Es siempre increíble hablar contigo. Échale un vistazo a DrDemartini.com si quieres saber más. Muchas gracias, John. Hasta la próxima.

JOHN: Gracias. Felicitaciones y gracias.

OSMARA: Nuevamente, muchísimas gracias por estar aquí. Aprecio que quieras mejorar tu cuerpo y tu mente conmigo.

Y si disfrutaste este episodio, asegúrate de suscribirte para los próximos episodios en osmara.com/podcast. Estoy agradecida y personalmente amo ver tus opiniones y comentarios, y agradezco cuando compartes y etiquetas, así que, asegúrate de dejarme una línea en Facebook o Instagram. Aprecio a cada uno de ustedes que está escuchando. Si recibiste algo valioso del episodio de hoy, compártelo con alguien que ames. Hasta la próxima, esta es Osmara y acabas de escuchar Las Crónicas de la Metamorfosis.

Leer transcripción completa
COMPARTE
COMPARTE